5 películas navideñas de terror que tu cuñado no ha visto

23/12/2019 · JACK KELLY


Como diría Calamaro «porque sí, porque sí, porque sí…» en Nightmares nos gustan las listas, y porque lo fácil sería hacer una relación con clásicos navideños que inspiraran el amor y el cariño entre todos los seres humanos –tirando de reposición turnista de televisión–, desde la redacción proponemos un plan navideño alternativo que junte a la familia al calor de las pulgadas del televisor del salón y aunar el espíritu navideño con los primeros traumas infantiles –que hay que dar de comer a los terapeutas del mañana y crear nuevos lectores de paso–.

Por todo ello, os proponemos una serie de películas para que aprendáis a desconfiar de las reuniones familiares en casas de campo alejadas de la civilización –donde casualmente no hay cobertura– y de los señores obesos que allanan casas con impunidad. Porque como todos sabemos no hay nada más terrorífico que la Navidad en familia, ninguna peli puede ser peor que eso.

5 películas navideñas de terror que tu cuñado no ha visto

23/12/2019 · JACK KELLY


Como diría Calamaro «porque sí, porque sí, porque sí…» en Nightmares nos gustan las listas, y porque lo fácil sería hacer una relación con clásicos navideños que inspiraran el amor y el cariño entre todos los seres humanos –tirando de reposición turnista de televisión–, desde la redacción proponemos un plan navideño alternativo que junte a la familia al calor de las pulgadas del televisor del salón y aunar el espíritu navideño con los primeros traumas infantiles –que hay que dar de comer a los terapeutas del mañana y crear nuevos lectores de paso–.

Por todo ello, os proponemos una serie de películas para que aprendáis a desconfiar de las reuniones familiares en casas de campo alejadas de la civilización –donde casualmente no hay cobertura– y de los señores obesos que allanan casas con impunidad. Porque como todos sabemos no hay nada más terrorífico que la Navidad en familia, ninguna peli puede ser peor que eso.

¿Quién mató a tía Roo? (1972)

Curtis Harrington

Es interesante mirar a día de hoy la visión de los cineastas de décadas pasadas del terror desde la perspectiva de los niños. Esta aproximación siempre resulta turbadora y reflexiva a la vez. Ocurre lo mismo con los cuentos infantiles de toda la vida como Hansel y Gretel, en dónde se tratan temas como el canibalismo, maltrato infantil o directamente el infanticidio con una facilidad que hoy en día traumatizaría a la generación snowflake.

Estamos ante una reinvención del cuento de Hansel y Gretel con toques góticos, ambientada en Navidad. Reconozcamos que esta versión retorcida del cuento de los famosos hermanos, tiene muchos fallos reconocibles –siendo generosos–, pero también tiene momentos perturbadores y un muy inquietante final. La interpretación de Shelly Winters y a la manipuladora mano de Curtis Harrington nos permite disfrutar de esta película en la que hay que dejarse llevar, salvar algunos momentos hilarantes –casi todos relacionados con el oso de peluche– y hacer una regresión a nuestra infancia y acordarnos de aquellas escenas turbadoras que se clavaban en nuestra psique sin ser precisamente terroríficas.

Trauma:
Prácticamente nada, hoy en día podría pasar por película navideña.

Dead End (2003)

Jean-Baptiste Andrea & Fabrice Canepa

Seguimos mal y haciendo trampas, lo único que tiene de navideño es que la trama transcurre el día de Nochebuena, pero a tu cuñado se la vas a colar. Todo empieza con un «vamos por aquí, que conozco un atajo…» (y toda la sala dándose una palmada en la frente).

La premisa: familia tradicional norteamericana hace viaje en coche el día de Nochebuena por una carretera secundaria, cuando se encuentra a una chica con un bebé en brazos en mitad del camino y se paran a ayudarla.

Una road movie de terror, apoyada en diálogos cargados de humor y sarcasmo –y algo de mala leche– con el siempre recomendable Ray Wise (Twin Peaks) como el cabeza de familia y una desatada Lin Shaye (Insidious) como matriarca. La recomendamos porque nos encantan los adolescentes nihilistas con ánimo de soliviantar los ánimos de la familia –¿no es eso precisamente la esencia del espíritu navideño?– y porque pasar los clichés del género de terror por el filtro europeo siempre los hace más incorrectos y mucho más divertidos. Además hay que mencionar un final a lo Shyamalan, que nos hará sacar un ¡Oh! de nostalgia que hay que valorar con ojos de hace 16 años. ¡Hay los dos mil!

Trauma:
Una sesión de terapia rapidita.

Ana y el Apocalipsis (2017)

John McPhail

¿Zombis, Navidad y canciones? Pues sí. Porque si hay algo divertido de un apocalipsis zombi es dar rienda suelta a la psicopatía interna que llevamos dentro, hacerlo en las fiestas navideñas y a golpe de flashmob siempre tiene su punto. Con esta mezcla en High School Musical y Zombies Party serás el ti@ favorito de tus sobrinos o la causa de su desvió como personas de provecho.

Si Ana no tuviera suficiente con decirle a su padre que no va a la universidad para darse un año sabático por Australia, a eso hay unir una horda de muertos vivientes escoceses (no es xenofobia gratuita), que amenazan su ya de por sí, complicada existencia. Nuestra protagonista intentará sobrevivir junto con sus amigos el día de Navidad y llegar al instituto desde la bolera del pueblo.

Por el camino veremos un festival de muertes rebuscadas y mucha sangre, todo ello aderezado momentos musicales. Añadir que tiene la canción antinavideña más divertida de los últimos años –sí, la de Papá Noel-.

Trauma:
Quizás un par de sesiones por la sangre y todo eso.

I Trapped the Devil (2019)

Josh Lobo

Imagina que crees que tienes al diablo encerrado en tu sótano durante días –lo típico que imagina uno–, imagina que cuando crees que tienes todo bajo control viene tu hermano a pasar la Nochebuena sin aviso y cuando crees que nada puede ir peor te das cuenta que además viene con tu cuñada.

Esta premisa terrorífica es el preámbulo de esta cinta que pudimos ver este mismo año en Sitges y Nocturna con un recibimiento algo tibio. Josh Lobo miembro del grupeto West-Wingard rodó su debut en un formato ochentero, con una trama en momentos rozando lo descabellado, lleno de caras de extrañeza de «¿qué está pasando aquí?».

La incluimos en la lista por la habilidad en la creación de una atmósfera cargada, densa e inquietante, gracias al buen trabajo de fotografía, jugando con los tonos de la propia decoración navideña, los efectos de sonido y la banda sonora. Además nos sonaran las caras de los actores habituales de los creadores de V/H/S.

Trauma:
Nada, nada ¡Que la vean! ¡Que hay que hacer callo a las futuras generaciones!

Al interior (2007)

Alexandre Bustillo & Julien Maury

Puede que en una realidad alternativa la nueva ola de cine extremo francés sea una etiqueta para un cine extremadamente delicado, artístico o sensible; podría ser… pero en esta realidad hablamos del otro extremo del espectro. Si no sabes nada de esta película mejor y si encimas programas su visionado en Navidad después del especial de Raphael tendrás las gónadas más cúbicas del multiverso y te haremos la ola desde la redacción.

La premisa sacada de un telefilme de sobremesa, nos cuenta como una mujer embarazada que acaba de perder a su marido en un accidente, pasa sola la Nochebuena en su casa el día antes que le provoquen el parto. Esa noche se presenta en su puerta una extraña con intenciones de hacerse con su propio regalo de navidad –en plan Do It Yourselft–.

A partir de aquí imaginaros lo peor y seguro que os quedáis cortos.

Trauma:
Probablemente le paguéis la casa de la playa al terapeuta, de aquí puede salirnos desde un político a un futuro redactor de revista especializada.
EXTRA REGALO DE REYES

Into the Dark: A Nasty Piece of Work (2019)

Charles Hood

Como añadido extra recomendamos una TV movie de la serie antológica Into the dark, estrenado hace unos días en Hulu. Esta colaboración entre la plataforma de streaming y Blumhouse ha tenido altibajos en sus diferentes episodios, pero tuvimos la necesidad de añadirlo por ser el mejor cuento antinavideño de los últimos años.

Steve el chico bueno de la oficina no consigue impresionar a su exigente jefe. La noche en la que comunican que no habrá bono de Navidad su jefe le invita a cenar en su casa particular en donde conocerá a su peculiar esposa y empezará una pesadilla para Steve y su esposa.

La opción más divertida de la lista, una trama loca con giros de guión cada diez minutos, ritmo frenético en donde la escasa hora y media de duración se hace muy corta y sobre todo el episodio más retorcido y cómico de la serie –además de tener un genial epílogo navideño–.

Trauma:
Si algún niñ@ sale traumatizado de esta, apuntadlo a clases de poesía o danza contemporánea y suscribidlo a Disney+ de por vida.
SOBRE EL AUTOR

Jack Kelly

Con una formación purista, creció viendo clásicos como Delta Force o Yo soy la justicia. Tras un breve paso por grupos neoliberales de ultraderecha, decidió alistarse en el ejército en donde le apodaron El devoraserpientes, y formó parte de un escuadrón de fuerzas especiales llamado Buscar y destruir. Lamentablemente todo fue producto de su imaginación debido a su psicótico desequilibrio mental. Actualmente está internado en un sanatorio mental secreto cuya ubicación solo conocen un selecto número de miembros de la redacción de Nightmares. Lo sacan una vez al mes para que desahogue toda esa verborrea cinéfaga en reportajes y artículos a modo de terapia a cambio de una galleta. Él piensa que claramente sale ganando.