#Sitges2020 Crítica a Becky: Un home invasion violento, sangriento y divertido

18/10/2020 • CARLOS DE VEGA

Jonathan Milott y Cary Murnion hacen de Becky una película tremendamente violenta a la vez que divertida (siempre que seas fanático del gore, claro).

Lulu Wilson como Becky Hooper en Becky

Lo que parecía ser un fin de semana aburrido para la joven problemática Becky con su padre Jeff Winger (Joel McHale) y Kayla (Amanda Brugel) –la nueva pareja de Jeff desde el fallecimiento de su esposa–, se convierte en una versión sangrienta y sin piedad de Solo en casa, cuando se presentan en su hogar un grupo de presidiarios encabezados por Dominick, un neonazi interpretado por Kevin James.

¡¿Pero por qué James ha tardado todo este tiempo en aceptar un papel como este?! Después de su interpretación como Dominick, James demuestra que es mucho más que un actor que hace comedias fáciles para matrimonios con hijos de 12 años.

El guión escrito por Nick Morris, Ruckus Skye y Lane Skye es sencillo pero con un eficaz Macguffin que recuerda al cómic Locke & Key creado por Joe Hill y Gabriel Rodríguez. El personaje de Becky (interpretada por la joven promesa Lulu Wilson) bien podría ser la hija de Beatrix Kiddo, pues da la sensación de que estamos viviendo el nacimiento de una auténtica psicópata incapaz de controlar su naturaleza asesina.

El duo formado por Jonathan Milott y Cary Murnion (conocidos por Dulces criaturas) realizan un sólido trabajo en la dirección, destacando lo claro que tenían el montaje del filme desde el principio, pues en muchas escenas la transición entre planos encajan a la perfección.

En definitiva, si acabas de terminar la segunda temporada de The Boys y continuas con más ganas de sangre y humor negro, Becky es tu película.

#Sitges2020 Crítica a Becky: Un home invasion violento, sangriento y divertido

18/10/2020 • CARLOS DE VEGA

Jonathan Milott y Cary Murnion hacen de Becky una película tremendamente violenta a la vez que divertida (siempre que seas fanático del gore, claro).

Lulu Wilson como Becky Hooper en Becky

Lo que parecía ser un fin de semana aburrido para la joven problemática Becky con su padre Jeff Winger (Joel McHale) y Kayla (Amanda Brugel) –la nueva pareja de Jeff desde el fallecimiento de su esposa–, se convierte en una versión sangrienta y sin piedad de Solo en casa, cuando se presentan en su hogar un grupo de presidiarios encabezados por Dominick, un neonazi interpretado por Kevin James.

¡¿Pero por qué James ha tardado todo este tiempo en aceptar un papel como este?! Después de su interpretación como Dominick, James demuestra que es mucho más que un actor que hace comedias fáciles para matrimonios con hijos de 12 años.

El guión escrito por Nick Morris, Ruckus Skye y Lane Skye es sencillo pero con un eficaz Macguffin que recuerda al cómic Locke & Key creado por Joe Hill y Gabriel Rodríguez. El personaje de Becky (interpretada por la joven promesa Lulu Wilson) bien podría ser la hija de Beatrix Kiddo, pues da la sensación de que estamos viviendo el nacimiento de una auténtica psicópata incapaz de controlar su naturaleza asesina.

El duo formado por Jonathan Milott y Cary Murnion (conocidos por Dulces criaturas) realizan un sólido trabajo en la dirección, destacando lo claro que tenían el montaje del filme desde el principio, pues en muchas escenas la transición entre planos encajan a la perfección.

En definitiva, si acabas de terminar la segunda temporada de The Boys y continuas con más ganas de sangre y humor negro, Becky es tu película.