Cuando la originalidad en las secuelas es vapuleada por la crítica

08/06/2020 · MISTERYMAN


Como se suele decir, «la original, siempre será la original» y es que, aunque la palabra «original» se emplee de forma errónea en los casos de las secuelas, hablar de las continuaciones de películas tan sumamente influyentes en el cine de terror como La matanza de Texas, Psicosis o El exorcista, es siempre un debate perdido que, en ocasiones incluso nos puede dar pudor reconocer que han sido como poco, de un nivel de calidad igual al de «la original».

Tal vez, la clave para entender la mala fama que tienen algunas de estas películas, haya que buscarla en el contexto de los años 80, donde los filmes de terror explotaron el slasher hasta la extenuación, acumulando secuelas de Halloween, Viernes 13 y Pesadilla en Elm Street, que rara vez conseguía alcanzar un mínimo de calidad que estuviese a la altura.

Sin embargo, hoy vamos a hablar de tres secuelas que desde nuestra opinión, merecen más reconocimiento porque amplían el universo de «la original», con una calidad y destreza digna de posicionarse a la altura de estas obras de culto que pareciesen inalcanzables.

 

Cuando la originalidad en las secuelas es vapuleada por la crítica

08/06/2020 · MISTERYMAN


Como se suele decir, «la original, siempre será la original» y es que, aunque la palabra «original» se emplee de forma errónea en los casos de las secuelas, hablar de las continuaciones de películas tan sumamente influyentes en el cine de terror como La matanza de Texas, Psicosis o El exorcista, es siempre un debate perdido que, en ocasiones incluso nos puede dar pudor reconocer que han sido como poco, de un nivel de calidad igual al de «la original».

Tal vez, la clave para entender la mala fama que tienen algunas de estas películas, haya que buscarla en el contexto de los años 80, donde los filmes de terror explotaron el slasher hasta la extenuación, acumulando secuelas de Halloween, Viernes 13 y Pesadilla en Elm Street, que rara vez conseguía alcanzar un mínimo de calidad que estuviese a la altura.

Sin embargo, hoy vamos a hablar de tres secuelas que desde nuestra opinión, merecen más reconocimiento porque amplían el universo de «la original», con una calidad y destreza digna de posicionarse a la altura de estas obras de culto que pareciesen inalcanzables.

 

La matanza de Texas 2 - Secuelas
«La sierra es la familia»

La matanza de Texas 2

«Una década después, el zumbido vuelve a oírse»

Con este eslogan se presentaba La matanza de Texas 2 en 1986. Tobe Hooper cerraba su acuerdo de tres películas con la mítica Cannon films presentando la esperada secuela de su obra seminal tras los fracasos de Lifeforce (1985) e Invasores de Marte (1986).

El concepto inicial de Hooper y su guionista Kim Henkel era llevar la historia mucho más lejos al presentar a toda una ciudad de caníbales, idea que rápidamente fue desechada por el estudio.

El director admitía la imposibilidad de volver a reproducir el efecto impactante que la película original había tenido y para ello, reclutó a L.M. Kit Larson (Paris, Texas) cuyo guion era ingenioso y negro, con mayores grados de violencia explícita que el de la película original contando para ello con el mago Tom Savini para los efectos de maquillaje.

La matanza de texas 2 - secuelas

La matanza de Texas 2 ha sido considerada largo tiempo como una película incomprendida y como una secuela fallida tanto por los fans de la primera parte como por la crítica que la masacró -nunca mejor dicho- en su fecha de estreno.

Paradójicamente, Matanza 2 es totalmente diferente de la gran cantidad de slashers coetáneos. Para empezar el body-count es sorprendentemente bajo para los estándares de la época. Además, la violencia mostrada en pantalla es chocante, desconcertarte y mucho menos digerible para el público que en ciertos momentos, no sabes si reír o estremecerte.

Argumentalmente, la secuela sigue la continuidad del filme anterior; La familia Sawyer se ha mudado a un terreno de carnaval abandonado y el teniente Enright (Dennis Hooper) tío de la única superviviente Sally Hardesty, busca vengarse por lo ocurrido con sus sobrinos.

Mientras que Matanza 1 es una película de terror que induce el sudor y a una experiencia realista, casi documental, Matanza 2 es mayormente una pieza de terror gran guiñolesca, un lienzo lleno de imágenes barrocas, donde se desarrolla una historia demencial y sangrienta ante los ojos incrédulos del espectador.

Hay muchas escenas memorables en Matanza 2, desde la persecución inicial, el gatillazo en la emisora de radio, la cara desollada y el clímax final -duelo de motosierras incluido-.

Pese a su tono descacharrante, se nota que el estilo de la película ha influenciado a otros directores como Eli Roth o Rob Zombie. Sin embargo, y como bien defiende el magnífico cineasta Rodrigo Cortés:

«La película vuelve a ser extraordinariamente insana y perturbadora de una forma que casi nadie ha conseguido recrear nunca en cine».

Psicosis II - Secuelas
"Remember, Norman. Only your mother truly loves you."

Psicosis II

La siguiente película a diferencia de las otras, si gozó de éxito comercial, aunque no artístico. Lo cierto es que 22 años después, hacer una secuela de Psicosis de Alfred Hitchcock es una partida perdida de antemano, independientemente del producto resultante.

Y eso que la película contó con la ayuda del asistente de dirección de la original Hilton A. Green y la bendición de la hija de Hitchcock, Patricia afirmando que a su padre le habría encantado la película.

En Psicosis II, Norman Bates ha pasado los últimos 22 años encerrado en una institución mental por los siete asesinatos que cometió travestido como su madre cuyo cadáver momificado guardaba en su casa.  Ahora, gracias al trabajo de su psiquiatra, el Dr. Bill Raymond (Robert Loggia), ha sido considerado apto para regresar a la sociedad frente a la oposición de Lyla Loomis -Vera Miles retomando su papel- que cree que Norman es un maníaco homicida que debe ser encerrado de por vida. Pronto, los asesinatos volverán a suceder pero ¿Es Norman el responsable o alguien está intentando volverle loco nuevamente e inculparle?

En muchos sentidos, Psicosis II se mantiene fiel al original de Hitchcock, mientras que otras veces toma caminos alternativos, conformando una de las secuelas de terror más subestimadas de todos los tiempos siendo a su vez, uno de los mejores slashers de los 80.

Psicosis II - Secuelas

Esta es una película donde su universo está constantemente enraizando y empujando a su «héroe» a ser un asesino. Lo que en mi opinión hace que el filme funcione tan bien, es que el guionista Tom Holland -guionista de Curso del 84 y a la postre director de Noche de miedo y Muñeco diabólico- centra la trama en un estudio íntimo de la lucha constante de Norman Bates (gran Anthony Perkins) con la locura. Éste a su vez, se ha convertido en un personaje frágil e inseguro, que enseguida despierta la empatía y compasión del espectador.

La película que contó con un equipo técnico de primer nivel como el operador Dean Cundey, y el compositor Jerry Goldsmith fue dirigida por el australiano Richard Franklyn (Patrick, Roadgames), un antiguo alumno de Hitchcock que maneja consumadamente el suspenso y los sucesivos giros que van alterando el paradigma, haciendo del presente filme una secuela más que digna del original y con una personalidad propia.

Como curiosidad, Quentin Tarantino es uno de sus máximos defensores y ha admitido varias veces que prefiere la secuela al original de Hitchcock.

El exorcista 3 - secuelas
«Qué bello es vivir»

El exorcista III

Tras la primera continuación dirigida por John Boorman la cual, fue un auténtico descalabro, la saga permaneció en stand-by durante más de una década. Sin embargo, la productora Morgan Creek se hizo con sus derechos y decidió reclutar a William Peter Blatty, autor tanto de la novela como del guion del filme original del 73.

La película estrenada en 1990 obtuvo un recibimiento más bien frio y las críticas fueron mixtas, bastante superiores a la segunda parte, pero muy inferiores al filme original.

Antes de nada, es necesario resaltar que igualar el impacto cultural del filme anterior es como en los otros dos casos una tarea imposible, sin embargo, nada más empezar observamos que Blatty nos va a condimentar un plato con unos ingredientes muy diferentes a El exorcista «original».

El exorcista 3 (1990) - secuelas

Aquí Blatty termina por adaptar su propia novela Legion, que tenía algunos puntos de contacto con El Exorcista. Ahora tenemos al teniente William Kinderman (George C. Scott) el cual está investigando una serie de asesinatos extraños y brutales que se parecen a las víctimas del Géminis, un asesino en serie que fue ejecutado hace diecisiete años. Esto lo lleva hasta un pabellón psiquiátrico donde el misterioso paciente X parece tener la clave, enlazando esta historia con el filme de Friedkin.

De manera muy inteligente, Blatty opta por un ritmo sosegado y pausado, por un ambiente malsano, decadente y envejecido -todos los actores principales, salvo Brad Douriff superan los 50- lo cual facilita algunos de los mejores jump-scares de la historia del cine, como la secuencia nocturna en el hospital, secuencias de un mall rollo constante como el primer encuentro entre Kinderman y el paciente X, o la escena onírica en el purgatorio con el Padre Dryer.

El exorcista III es un sólido thriller de perturbadora atmósfera y supone un antecedente previo a El silencio de los corderos o Se7en que tan en boga se puso durante los 90. Los personajes están construidos y personificados de manera impecable y tridimensional por actores excelentes como George C. Scott, Brad Douriff o Ed Flanders. Treinta años después, la película por fin encontró a su audiencia y ha envejecido estupendamente al contrario de muchas de sus coetáneas de la época.

Como curiosidad, la película fue modificada por los productores añadiendo nuevas escenas y personajes. Se contrató a Jason Miller y a Nicol Williamson y se añadió un exorcismo a los últimos 10 minutos de la película, lo cual rompe el tono de la misma hasta entonces y se ve como un pegote artificial en busca de la comercialidad.

La matanza de Texas 2 - Secuelas
«La sierra es la familia»
La matanza de Texas - 2 Secuelas
La matanza de texas 2 - secuelas

La matanza de Texas II

«Una década después, el zumbido vuelve a oírse»

Con este eslogan se presentaba La matanza de Texas 2 en 1986. Tobe Hooper cerraba su acuerdo de tres películas con la mítica Cannon films presentando la esperada secuela de su obra seminal tras los fracasos de Lifeforce (1985) e Invasores de Marte (1986).

El concepto inicial de Hooper y su guionista Kim Henkel era llevar la historia mucho más lejos al presentar a toda una ciudad de caníbales, idea que rápidamente fue desechada por el estudio.

El director admitía la imposibilidad de volver a reproducir el efecto impactante que la película original había tenido y para ello, reclutó a L.M. Kit Larson (Paris, Texas) cuyo guion era ingenioso y negro, con mayores grados de violencia explícita que el de la película original contando para ello con el mago Tom Savini para los efectos de maquillaje.

La matanza de Texas 2 ha sido considerada largo tiempo como una película incomprendida y como una secuela fallida tanto por los fans de la primera parte como por la crítica que la masacró -nunca mejor dicho- en su fecha de estreno.

Paradójicamente, Matanza 2 es totalmente diferente de la gran cantidad de slashers coetáneos. Para empezar el body-count es sorprendentemente bajo para los estándares de la época. Además, la violencia mostrada en pantalla es chocante, desconcertarte y mucho menos digerible para el público que en ciertos momentos, no sabes si reír o estremecerte.

Argumentalmente, la secuela sigue la continuidad del filme anterior; La familia Sawyer se ha mudado a un terreno de carnaval abandonado y el teniente Enright (Dennis Hooper) tío de la única superviviente Sally Hardesty, busca vengarse por lo ocurrido con sus sobrinos.

Mientras que Matanza 1 es una película de terror que induce el sudor y a una experiencia realista, casi documental, Matanza 2 es mayormente una pieza de terror gran guiñolesca, un lienzo lleno de imágenes barrocas, donde se desarrolla una historia demencial y sangrienta ante los ojos incrédulos del espectador.

Hay muchas escenas memorables en Matanza 2, desde la persecución inicial, el gatillazo en la emisora de radio, la cara desollada y el clímax final -duelo de motosierras incluido-.

Pese a su tono descacharrante, se nota que el estilo de la película ha influenciado a otros directores como Eli Roth o Rob Zombie. Sin embargo, y como bien defiende el magnífico cineasta Rodrigo Cortés:

«La película vuelve a ser extraordinariamente insana y perturbadora de una forma que casi nadie ha conseguido recrear nunca en cine».

Psicosis 2

La siguiente película a diferencia de las otras, si gozó de éxito comercial, aunque no artístico. Lo cierto es que 22 años después, hacer una secuela de Psicosis de Alfred Hitchcock es una partida perdida de antemano, independientemente del producto resultante.

Y eso que la película contó con la ayuda del asistente de dirección de la original Hilton A. Green y la bendición de la hija de Hitchcock, Patricia afirmando que a su padre le habría encantado la película

En Psicosis II, Norman Bates ha pasado los últimos 22 años encerrado en una institución mental por los siete asesinatos que cometió travestido como su madre cuyo cadáver momificado guardaba en su casa.  Ahora, gracias al trabajo de su psiquiatra, el Dr. Bill Raymond (Robert Loggia), ha sido considerado apto para regresar a la sociedad frente a la oposición de Lyla Loomis -Vera Miles retomando su papel- que cree que Norman es un maníaco homicida que debe ser encerrado de por vida. Pronto, los asesinatos volverán a suceder pero ¿Es Norman el responsable o alguien está intentando volverle loco nuevamente e inculparle?

En muchos sentidos, Psicosis II se mantiene fiel al original de Hitchcock, mientras que otras veces toma caminos alternativos, conformando una de las secuelas de terror más subestimadas de todos los tiempos siendo a su vez, uno de los mejores slashers de los 80.

Esta es una película donde su universo está constantemente enraizando y empujando a su «héroe» a ser un asesino. Lo que en mi opinión hace que el filme funcione tan bien, es que el guionista Tom Holland -guionista de Curso del 84 y a la postre director de Noche de miedo y Muñeco diabólico centra la trama en un estudio íntimo de la lucha constante de Norman Bates (gran Anthony Perkins) con la locura. Éste a su vez, se ha convertido en un personaje frágil e inseguro, que enseguida despierta la empatía y compasión del espectador.

La película que contó con un equipo técnico de primer nivel como el operador Dean Cundey, y el compositor Jerry Goldsmith fue dirigida por el australiano Richard Franklyn (Patrick, Roadgames), un antiguo alumno de Hitchcock que maneja consumadamente el suspenso y los sucesivos giros que van alterando el paradigma, haciendo del presente filme una secuela más que digna del original y con una personalidad propia.

Como curiosidad, Quentin Tarantino es uno de sus máximos defensores y ha admitido varias veces que prefiere la secuela al original de Hitchcock.

Psicosis II - Secuelas
"Remember, Norman. I'm the only one who loves you. Only your mother truly loves you."
Psicosis II - Secuelas
El exorcista 3 - secuelas
«Qué bello es vivir»
El exorcista 3 (1990) - secuelas
El Exorcista III (1990)
El exorcista 3 - secuelas

El exorcista III

Tras la primera continuación dirigida por John Boorman la cual, fue un auténtico descalabro, la saga permaneció en stand-by durante más de una década. Sin embargo, la productora Morgan Creek se hizo con sus derechos y decidió reclutar a William Peter Blatty, autor tanto de la novela como del guion del filme original del 73.

La película estrenada en 1990 obtuvo un recibimiento más bien frio y las críticas fueron mixtas, bastante superiores a la segunda parte, pero muy inferiores al filme original.

Antes de nada, es necesario resaltar que igualar el impacto cultural del filme anterior es como en los otros dos casos una tarea imposible, sin embargo, nada más empezar observamos que Blatty nos va a condimentar un plato con unos ingredientes muy diferentes a El exorcista «original».

Aquí Blatty termina por adaptar su propia novela Legion, que tenía algunos puntos de contacto con El Exorcista. Ahora tenemos al teniente William Kinderman (George C. Scott) el cual está investigando una serie de asesinatos extraños y brutales que se parecen a las víctimas del Géminis, un asesino en serie que fue ejecutado hace diecisiete años. Esto lo lleva hasta un pabellón psiquiátrico donde el misterioso paciente X parece tener la clave, enlazando esta historia con el filme de Friedkin.

De manera muy inteligente, Blatty opta por un ritmo sosegado y pausado, por un ambiente malsano, decadente y envejecido -todos los actores principales, salvo Brad Douriff superan los 50- lo cual facilita algunos de los mejores jump-scares de la historia del cine, como la secuencia nocturna en el hospital, secuencias de un mall rollo constante como el primer encuentro entre Kinderman y el paciente X, o la escena onírica en el purgatorio con el Padre Dryer.

El exorcista III es un sólido thriller de perturbadora atmósfera y supone un antecedente previo a El silencio de los corderos o Se7en que tan en boga se puso durante los 90. Los personajes están construidos y personificados de manera impecable y tridimensional por actores excelentes como George C. Scott, Brad Douriff o Ed Flanders. Treinta años después, la película por fin encontró a su audiencia y ha envejecido estupendamente al contrario de muchas de sus coetáneas de la época.

Como curiosidad, la película fue modificada por los productores añadiendo nuevas escenas y personajes. Se contrató a Jason Miller y a Nicol Williamson y se añadió un exorcismo a los últimos 10 minutos de la película, lo cual rompe el tono de la misma hasta entonces y se ve como un pegote artificial en busca de la comercialidad.