Cure (1997): Lo que "el otro" Kurosawa nos enseñó sobre el cine de terror

02/04/2020 · Alicia Rebollo


Ya no sabemos ni en qué día de cuarentena vivimos, pero esto a los cinéfilos nos viene de perlas para poder ver todas esas películas que postergamos o que no conocíamos y descubrir algunas joyitas ocultas. Esto mismo nos pasó hace unos meses cuando escuchamos por primera vez hablar de Cure (1997). Aunque muchos venden este filme como una especie de Se7en (1995), a medida que transcurre la película nos daremos cuenta de que no se parecen en nada.

Cure (1997): Lo que "el otro" Kurosawa nos enseñó sobre el cine de terror

02/04/2020 · Alicia Rebollo


Ya no sabemos ni en qué día de cuarentena vivimos, pero esto a los cinéfilos nos viene de perlas para poder ver todas esas películas que postergamos o que no conocíamos y descubrir algunas joyitas ocultas. Esto mismo nos pasó hace unos meses cuando escuchamos por primera vez hablar de Cure (1997). Aunque muchos venden este filme como una especie de Se7en (1995), a medida que transcurre la película nos daremos cuenta de que no se parecen en nada.

Kiyoshi Kurosawa - Cure 1997

Pero comencemos por el principio. Cure es una película japonesa dirigida por Kiyoshi Kurosawa (no, no tiene nada que ver con Akira Kurosawa por si te lo preguntabas). Este director, aunque hizo varias películas antes de asentarse como el Godfather del J-Horror, comenzó su carrera cinematográfica totalmente alejado del género de terror.

Según él mismo explicó en varias entrevistas, cuando comenzó su andanza en el cine, varios productores le aconsejaron comenzar haciendo «películas rosas», lo que en Japón son películas de índole románticas, eróticas o incluso X.

«Me dijeron que, para poder empezar a hacer películas comerciales debía hacer películas rosas. Yo no sabía nada sobre las películas rosas, no era un género que consumiera, pero decidí hacerlo».

Más tarde le dieron la oportunidad de hacer películas de yakuza, hasta que finalmente pudo realizar su soñado proyecto personal, oscuro y bastante raro, Cure.

«Tuve que esperar bastante tiempo hasta que finalmente pude hacer mis propias películas, esas con las que soñaba hacer desde el principio».

Cure 1997 poste

Gracias a esta cinta Kurosawa pegó el pelotazo internacional y comenzó a asentarse como uno de los directores japoneses de terror más importantes. No obstante, Cure no podría decirse que es una película íntegramente de terror, muchas personas comparan a Kurosawa con David Lynch precisamente por la mezcla de géneros que hace que no sepamos clasificar bien sus películas, especialmente Cure.

Muchos catalogan a Cure como un thriller policiaco con toques psicológicos y de terror, y no es para menos, Kurosawa se licenció en sociología algo que se ve muy reflejado en sus películas, en las que trata de ver la muerte no solo como algo terrorífico sino también como algo filosófico, hablando de la soledad y el aislamiento de la muerte, citando a la película Donnie Darko: «Todas las criaturas de este mundo mueren solas» y Kurosawa esto lo transmite a la pantalla muy bien.

Cure una película diferente

En Cure, el inspector de policía Takabe (Kōji Yakusho) investiga una serie de asesinatos muy peculiares. Todos ellos los han cometido personas diferentes y aparentemente normales, pero siguiendo el mismo modus operandi: marcan a sus víctimas con una X en el cuerpo y luego no recuerdan nada de lo ocurrido.

A pesar de que las pruebas no indican que haya nadie detrás y todos los asesinatos los hayan perpetrados personas diferentes, Takabe es consciente de que algo extraño ocurre, por lo que junto a su compañero comienzan a investigar qué o quién puede estar detrás de estos sucesos.

Kiyoshi Kurosawa - Cure 1997
Cure 1997 poste

Pero comencemos por el principio. Cure es una película japonesa dirigida por Kiyoshi Kurosawa (no, no tiene nada que ver con Akira Kurosawa por si te lo preguntabas). Este director, aunque hizo varias películas antes de asentarse como el Godfather del J-Horror, comenzó su carrera cinematográfica totalmente alejado del género de terror.

Según él mismo explicó en varias entrevistas, cuando comenzó su andanza en el cine, varios productores le aconsejaron comenzar haciendo «películas rosas», lo que en Japón son películas de índole románticas, eróticas o incluso X.

«Me dijeron que, para poder empezar a hacer películas comerciales debía hacer películas rosas. Yo no sabía nada sobre las películas rosas, no era un género que consumiera, pero decidí hacerlo».

Más tarde le dieron la oportunidad de hacer películas de yakuza, hasta que finalmente pudo realizar su soñado proyecto personal, oscuro y bastante raro, Cure.

«Tuve que esperar bastante tiempo hasta que finalmente pude hacer mis propias películas, esas con las que soñaba hacer desde el principio».

Gracias a esta cinta Kurosawa pegó el pelotazo internacional y comenzó a asentarse como uno de los directores japoneses de terror más importantes. No obstante, Cure no podría decirse que es una película íntegramente de terror, muchas personas comparan a Kurosawa con David Lynch precisamente por la mezcla de géneros que hace que no sepamos clasificar bien sus películas, especialmente Cure.

Muchos catalogan a Cure como un thriller policiaco con toques psicológicos y de terror, y no es para menos, Kurosawa se licenció en sociología algo que se ve muy reflejado en sus películas, en las que trata de ver la muerte no solo como algo terrorífico sino también como algo filosófico, hablando de la soledad y el aislamiento de la muerte, citando a la película Donnie Darko: «Todas las criaturas de este mundo mueren solas» y Kurosawa esto lo transmite a la pantalla muy bien.

Cure una película diferente

En Cure, el inspector de policía Takabe (Kōji Yakusho) investiga una serie de asesinatos muy peculiares. Todos ellos los han cometido personas diferentes y aparentemente normales, pero siguiendo el mismo modus operandi: marcan a sus víctimas con una X en el cuerpo y luego no recuerdan nada de lo ocurrido.

A pesar de que las pruebas no indican que haya nadie detrás y todos los asesinatos los hayan perpetrados personas diferentes, Takabe es consciente de que algo extraño ocurre, por lo que junto a su compañero comienzan a investigar qué o quién puede estar detrás de estos sucesos.

Cure 1997

Al mismo tiempo conocemos a un joven amnésico que vaga por la ciudad de Tokio y que va conociendo a cada una de las personas que minutos después de su visita cometerán un terrible asesinato.

En Cure vemos dos partes muy diferenciadas. La primera que podría considerarse un thriller policiaco en el momento en que Takabe investiga los crímenes, y la segunda en la que tanto Takabe y el joven amnésico se cruzan y todo comienza a volverse una película fantástica, bastante onírica y con tintes de terror.

Según el propio cineasta, la idea de Cure surgió después de que en un noticiario viese como un periodista les preguntaba a los vecinos de un hombre que acababa de asesinar a su mujer sobre cómo era este hombre. Los vecinos desconcertados por la noticia decían que parecía una persona normal, amable y que jamás podrían haber imaginado que pudiera hacer algo así. En ese momento el periodista les dijo que todo el mundo llevaba algo «maligno» en su interior, algo que chocó bastante a Kurosawa quien pensó que quizá no es que todos tengamos algo «malo» en nuestro interior, sino más bien que algo desconocido puede obligarnos a hacer algo malo sin que lo podamos controlar.

Cure 1997 - Kurosawa

A partir de aquí vamos a hacer SPOILERS por lo que si no la has visto es mejor que pares, la veas y luego vuelvas y nos digas si opinas lo mismo.

Una vez que el personaje de Takabe y el amnésico (Mamiya) se encuentra, descubrimos que este personaje desconocido estudiaba medicina y se obsesionó con Franz Mesmer, el médico alemán del siglo XVIII que postuló por primera vez la idea del «magnetismo animal» que se convirtió en la base del hipnotismo. Así conocemos que Mamiya utiliza el poder de la hipnosis para hacer que personas de su alrededor cometan brutales crímenes. Esto se extiende como un virus ya que a pesar de que Mamiya esté en la cárcel su «poder» no desaparece.

Como espectadores, nos preocupamos por Takabe, sentimos ese miedo a que Mamiya lo corrompa, les traspase ese virus y se convierta en una víctima más de él, sin embargo, eso no ocurre, aunque no sepamos muy bien el por qué Takabe parece inmune a ese virus, algo que Mamiya reconoce y que por ese motivo no deja de preguntarle «¿quién eres?», aunque es amnésico y podríamos confundirnos y pensar que Mamiya no lo reconoce queda bastante claro que esta pregunta es un poco más filosófica ya que le vuelve a repetir la pregunta pero diciendo su nombre, lo que denota que Mamiya es consciente de que Takabe es diferente a todos con los que se ha cruzado.

Al mismo tiempo conocemos a un joven amnésico que vaga por la ciudad de Tokio y que va conociendo a cada una de las personas que minutos después de su visita cometerán un terrible asesinato.

En Cure vemos dos partes muy diferenciadas. La primera que podría considerarse un thriller policiaco en el momento en que Takabe investiga los crímenes, y la segunda en la que tanto Takabe y el joven amnésico se cruzan y todo comienza a volverse una película fantástica, bastante onírica y con tintes de terror.

Según el propio cineasta, la idea de Cure surgió después de que en un noticiario viese como un periodista les preguntaba a los vecinos de un hombre que acababa de asesinar a su mujer sobre cómo era este hombre. Los vecinos desconcertados por la noticia decían que parecía una persona normal, amable y que jamás podrían haber imaginado que pudiera hacer algo así. En ese momento el periodista les dijo que todo el mundo llevaba algo «maligno» en su interior, algo que chocó bastante a Kurosawa quien pensó que quizá no es que todos tengamos algo «malo» en nuestro interior, sino más bien que algo desconocido puede obligarnos a hacer algo malo sin que lo podamos controlar.

A partir de aquí vamos a hacer SPOILERS por lo que si no la has visto es mejor que pares, la veas y luego vuelvas y nos digas si opinas lo mismo.

Una vez que el personaje de Takabe y el amnésico (Mamiya) se encuentra, descubrimos que este personaje desconocido estudiaba medicina y se obsesionó con Franz Mesmer, el médico alemán del siglo XVIII que postuló por primera vez la idea del «magnetismo animal» que se convirtió en la base del hipnotismo. Así conocemos que Mamiya utiliza el poder de la hipnosis para hacer que personas de su alrededor cometan brutales crímenes. Esto se extiende como un virus ya que a pesar de que Mamiya esté en la cárcel su «poder» no desaparece.

Como espectadores, nos preocupamos por Takabe, sentimos ese miedo a que Mamiya lo corrompa, les traspase ese virus y se convierta en una víctima más de él, sin embargo, eso no ocurre, aunque no sepamos muy bien el por qué Takabe parece inmune a ese virus, algo que Mamiya reconoce y que por ese motivo no deja de preguntarle «¿quién eres?», aunque es amnésico y podríamos confundirnos y pensar que Mamiya no lo reconoce queda bastante claro que esta pregunta es un poco más filosófica ya que le vuelve a repetir la pregunta pero diciendo su nombre, lo que denota que Mamiya es consciente de que Takabe es diferente a todos con los que se ha cruzado.

Cure 1997
Cure 1997 - Kurosawa
Cure 1997 -Kiyoshi Kurosawa
Cure-Kurosawa

Con la muerte de Mamiya podríamos pensar que el virus se erradicó, pero esto no es así, pues ya lo poseía Takabe, y al contrario que los demás, él es capaz de dominarlo, algo que podemos deducir de dos cosas principalmente:

En primer lugar, el asesinato de su mujer. Ya vimos a mitad de película que Takabe se encuentra en una posición difícil, por un lado, ama a su esposa y la cuida, pero por el otro es consciente que la enfermedad que tiene hace que esa no sea la mujer de la que se enamoró. Takabe incluso llega a tener una especie de visión/sueño de ella ahorcada, lo que nos deja claro su deseo oculto de deshacerse de ella.

Cuando en la breve escena del final vemos que la esposa de Takabe ha sido asesinada y tiene la X marcada en el cuerpo sabemos que con la muerte de Mamiya este «virus» no ha desaparecido, sino que Takabe es su portador ahora.

Y en segundo lugar, en el final de la película en la que vemos a la camarera que atendió a Takabe coger un cuchillo, nos queda bastante claro que va a matar a alguien. A pesar de que no lo vemos y la película acaba en ese momento, todo nos indica que Takabe no controla bien el virus y que todo aquel que esté cerca de él puede acabar pagando las consecuencias.

CURE

La naturaleza incierta de Cure

A todo esto, Kurosawa no ofrece ningún motivo lógico o explicación comprensible. Precisamente esto es lo que hace que nos adentremos en la película. Nosotros al igual que el protagonista no entendemos qué es lo que está pasando, cómo con hipnosis Mamiya es capaz de conseguir que otras personas comentan crímenes tan atroces. Tampoco sabemos por qué Mamiya tiene esa intención, lo que hace que como espectador continuemos un poco perdidos y sin saber lo que esta pasando. Pero no nos malinterpretéis, esto lejos de ser un error es un acierto, muchos remakes estadounidenses de películas japonesas precisamente destrozan la película por querer darles un trasfondo, una explicación «profunda» de por qué está ocurriendo esto, qué lleva a alguien a hacerlo… Perdiendo por completo lo que películas como Cure nos quieren enseñar: piensa un poco y saca tú tus propias conclusiones.

En nuestra opinión, la conclusión que sacamos es poco esperanzadora. Kurosawa nos mostró que todos tenemos dentro a un asesino, una intención macabra de hacer daño al prójimo. La sociedad y las leyes que la rigen no nos permite a casi ninguno sacar ese instinto oscuro, pero este «virus» lo hace, nos deja ser nosotros, porque esa es la cura, la cura que nos permite ser nosotros, por eso nunca dejará de haber asesinatos, por eso Takabe ahora es el portador del virus, y después de él, lo será otro.

Cure-Kurosawa
CURE
Cure - 1997
Cure 1997 - Kurosawa

Con la muerte de Mamiya podríamos pensar que el virus se erradicó, pero esto no es así, pues ya lo poseía Takabe, y al contrario que los demás, él es capaz de dominarlo, algo que podemos deducir de dos cosas principalmente:

En primer lugar, el asesinato de su mujer. Ya vimos a mitad de película que Takabe se encuentra en una posición difícil, por un lado, ama a su esposa y la cuida, pero por el otro es consciente que la enfermedad que tiene hace que esa no sea la mujer de la que se enamoró. Takabe incluso llega a tener una especie de visión/sueño de ella ahorcada, lo que nos deja claro su deseo oculto de deshacerse de ella.

Cuando en la breve escena del final vemos que la esposa de Takabe ha sido asesinada y tiene la X marcada en el cuerpo sabemos que con la muerte de Mamiya este «virus» no ha desaparecido, sino que Takabe es su portador ahora.

Y en segundo lugar, en el final de la película en la que vemos a la camarera que atendió a Takabe coger un cuchillo, nos queda bastante claro que va a matar a alguien. A pesar de que no lo vemos y la película acaba en ese momento, todo nos indica que Takabe no controla bien el virus y que todo aquel que esté cerca de él puede acabar pagando las consecuencias.

La naturaleza incierta de Cure

A todo esto, Kurosawa no ofrece ningún motivo lógico o explicación comprensible. Precisamente esto es lo que hace que nos adentremos en la película. Nosotros al igual que el protagonista no entendemos qué es lo que está pasando, cómo con hipnosis Mamiya es capaz de conseguir que otras personas comentan crímenes tan atroces. Tampoco sabemos por qué Mamiya tiene esa intención, lo que hace que como espectador continuemos un poco perdidos y sin saber lo que esta pasando. Pero no nos malinterpretéis, esto lejos de ser un error es un acierto, muchos remakes estadounidenses de películas japonesas precisamente destrozan la película por querer darles un trasfondo, una explicación «profunda» de por qué está ocurriendo esto, qué lleva a alguien a hacerlo… Perdiendo por completo lo que películas como Cure nos quieren enseñar: piensa un poco y saca tú tus propias conclusiones.

En nuestra opinión, la conclusión que sacamos es poco esperanzadora. Kurosawa nos mostró que todos tenemos dentro a un asesino, una intención macabra de hacer daño al prójimo. La sociedad y las leyes que la rigen no nos permite a casi ninguno sacar ese instinto oscuro, pero este «virus» lo hace, nos deja ser nosotros, porque esa es la cura, la cura que nos permite ser nosotros, por eso nunca dejará de haber asesinatos, por eso Takabe ahora es el portador del virus, y después de él, lo será otro.