El origen de Beetlejuice y cómo pudo ser una película de terror

26/11/2019 · Alicia Rebollo


Son muchas las películas que después de las presiones por parte de la productora, directores o parte del elenco han cambiado de forma drástica desde su idea original hasta lo que finalmente vemos en pantalla.

Beetlejuice (1988)

Quizás algunos no lo sepáis, pero uno de los mayores clásicos de terror que nos han dado en los años ochenta estuvo a punto de ser cambiada por completo precisamente por este motivo. Esta película es Pesadilla en Elm Street.

La primera gran productora interesada en la obra cumbre de Wes Craven fue nada más y nada menos que Disney y aunque puede que te estés haciendo muchas preguntas, tenemos que decirte que Disney leyó el guion de Craven y pensó que el personaje de Freddy Krueger podría adaptarse para una película infantil.

Gracias al buen raciocinio del director de Scream, el equipo detrás de Pesadilla en Elm Street no aceptó esta propuesta y por eso hoy en día tenemos uno de los mejores slashers de la historia.

Beetlejuice (1988)

Sin embargo, esto no siempre pasa y un caso de esto es Beetlejuice (1988) que en su guion original tenía pensado ser una película de terror pero que terminó adaptándose a una comedia negra como la conocemos hoy en día.

El guion original de la película fue escrito por el escritor y guionista Michael McDowell a quien si echamos un vistazo por su bibliografía podemos darnos cuentas que el terror es su género favorito:

«Tenía un sentido del humor diabólico, por no decir morboso y sin inhibiciones (…) Incluso a los 19 años, la muerte le parecía el chiste más grotesco de la vida», dijo Lloyd Schwartz sobre su amigo en una entrevista para The Boston Phoenix.

McDowell creció leyendo las obras de HP Lovecraft quienes junto a las películas asiáticas de terror fueron su gran inspiración a la hora de escribir sus relatos:

«Adoro la forma en la que tratan el tema sobrenatural, lo hacen de una manera directa, de una manera en la que los estadounidenses nunca llegarán a comprender», dijo el escritor.

Chop Top de La matanza de Texas 2

McDowell rápidamente se dio cuenta que quería entrar en el mundo del cine por lo que sin darse cuenta a una corta edad ya comenzó a fraguar el guion de lo que más tarde se convertiría en Beetlejuice:

«Beetlejuice era mucho más escabroso. Se suponía que el personaje era un demonio homicida. Al principio, los Maitlands tuvieron una muerte realmente espantosa», dijo uno de los miembros del equipo de la película.

Asimismo, el objetivo de Beetlejuice no era espantar a los Deetz de la casa de los Maitlands sino asesinarlos, por lo que el personaje de Michael Keaton era algo más parecido a Freddy Krueger que a lo que terminó convirtiéndose, quizás una prueba de esto es que el propio Keaton para interpretar a Beetlejuice aseguró haberse inspirado en el personaje de Chop Top de La matanza de Texas 2 (1986).

Beetlejuice (1988)

Al equipo de escritura de McDowell se unió Larry Wilson quien tras terminar el guion trato de vendérselo por todos los medios posibles a la Universal quienes prácticamente les tiraron el guion a la cara:

«Literalmente dijo: ‘¿Qué estás haciendo con tu carrera?’ (…) ‘Este pedazo de rareza, ¿esto es con lo que vas a salir al mundo? Te estás convirtiendo en un muy buen ejecutivo. Tienes un gran gusto en el material. ¿Por qué vas a malgastar todo eso por este pedazo de mierda?», recordó Wilson para Den of Geek.

Tras la negativa de Universal de comprar el guion finalmente Geffen Film Company fueron los que decidieron hacerse con los derechos de Beetlejuice y quienes se lo propusieron a Tim Burton quien explicó que el guion le «enamoró» hasta tal punto que incluso pensó que lo había escrito él.

No obstante, si todo iba viento en popa ¿qué hizo que se terminase reescribiendo el guion de esta película? Pues bueno, el estudio a pesar de haber dado su visto bueno pensó que la historia era demasiado oscura por lo que decidieron contratar a un amigo de Burton, Warren Skaaren, para reescribir el guion y que este se volviese más cómico

Winona Ryder en Beetlejuice (1988)

Skaaren consultó en todo momento a McDowell sin embargo eso no cambio el hecho de que simplificase la historia, introdujese chistes, humanizase a los personajes y convirtiese a Beetlejuice en un embaucador entrañable en lugar de un asesino despiadado. También cambió por completo el final en donde Lydia iba a morir en un incendio para finalmente convertirse en un fantasma junto a los Maitlands:

«Nuestro primer final era con Lydia, ella fallecía en un fuego y podía así unirse a Barbara y Adam en la otra vida. Un par de nosotros dijimos: ‘¿Realmente creéis que es buena idea? ¿Es ese el mensaje que queréis mandar a los adolecentes del mundo? ¿Morir en fuego?’ Sí, probablemente ese habría sido mucho más oscuro», explicó Larry Wilson para Yahoo!

Pero después de todo esto… ¿tú qué opinas?, ¿crees que hicieron bien en cambiar la historia o te habría gustado ver una versión mucho más oscura?

Beetlejuice (1988)

Quizás algunos no lo sepáis, pero uno de los mayores clásicos de terror que nos han dado en los años ochenta estuvo a punto de ser cambiada por completo precisamente por este motivo. Esta película es Pesadilla en Elm Street.

La primera gran productora interesada en la obra cumbre de Wes Craven fue nada más y nada menos que Disney y aunque puede que te estés haciendo muchas preguntas, tenemos que decirte que Disney leyó el guion de Craven y pensó que el personaje de Freddy Krueger podría adaptarse para una película infantil.

Gracias al buen raciocinio del director de Scream, el equipo detrás de Pesadilla en Elm Street no aceptó esta propuesta y por eso hoy en día tenemos uno de los mejores slashers de la historia.

Sin embargo, esto no siempre pasa y un caso de esto es Beetlejuice (1988) que en su guion original tenía pensado ser una película de terror pero que terminó adaptándose a una comedia negra como la conocemos hoy en día.

El guion original de la película fue escrito por el escritor y guionista Michael McDowell a quien si echamos un vistazo por su bibliografía podemos darnos cuentas que el terror es su género favorito:

«Tenía un sentido del humor diabólico, por no decir morboso y sin inhibiciones (…) Incluso a los 19 años, la muerte le parecía el chiste más grotesco de la vida», dijo Lloyd Schwartz sobre su amigo en una entrevista para The Boston Phoenix.

McDowell creció leyendo las obras de HP Lovecraft quienes junto a las películas asiáticas de terror fueron su gran inspiración a la hora de escribir sus relatos:

«Adoro la forma en la que tratan el tema sobrenatural, lo hacen de una manera directa, de una manera en la que los estadounidenses nunca llegarán a comprender», dijo el escritor.

Beetlejuice (1988)
Chop Top de La matanza de Texas 2

McDowell rápidamente se dio cuenta que quería entrar en el mundo del cine por lo que sin darse cuenta a una corta edad ya comenzó a fraguar el guion de lo que más tarde se convertiría en Beetlejuice:

«Beetlejuice era mucho más escabroso. Se suponía que el personaje era un demonio homicida. Al principio, los Maitlands tuvieron una muerte realmente espantosa», dijo uno de los miembros del equipo de la película.

Asimismo, el objetivo de Beetlejuice no era espantar a los Deetz de la casa de los Maitlands sino asesinarlos, por lo que el personaje de Michael Keaton era algo más parecido a Freddy Krueger que a lo que terminó convirtiéndose, quizás una prueba de esto es que el propio Keaton para interpretar a Beetlejuice aseguró haberse inspirado en el personaje de Chop Top de La matanza de Texas 2 (1986).

Al equipo de escritura de McDowell se unió Larry Wilson quien tras terminar el guion trato de vendérselo por todos los medios posibles a la Universal quienes prácticamente les tiraron el guion a la cara:

«Literalmente dijo: ‘¿Qué estás haciendo con tu carrera?’ (…) ‘Este pedazo de rareza, ¿esto es con lo que vas a salir al mundo? Te estás convirtiendo en un muy buen ejecutivo. Tienes un gran gusto en el material. ¿Por qué vas a malgastar todo eso por este pedazo de mierda?», recordó Wilson para Den of Geek.

Tras la negativa de Universal de comprar el guion finalmente Geffen Film Company fueron los que decidieron hacerse con los derechos de Beetlejuice y quienes se lo propusieron a Tim Burton quien explicó que el guion le «enamoró» hasta tal punto que incluso pensó que lo había escrito él.

No obstante, si todo iba viento en popa ¿qué hizo que se terminase reescribiendo el guion de esta película? Pues bueno, el estudio a pesar de haber dado su visto bueno pensó que la historia era demasiado oscura por lo que decidieron contratar a un amigo de Burton, Warren Skaaren, para reescribir el guion y que este se volviese más cómico

Beetlejuice (1988)
Winona Ryder en Beetlejuice (1988)

Skaaren consultó en todo momento a McDowell sin embargo eso no cambio el hecho de que simplificase la historia, introdujese chistes, humanizase a los personajes y convirtiese a Beetlejuice en un embaucador entrañable en lugar de un asesino despiadado. También cambió por completo el final en donde Lydia iba a morir en un incendio para finalmente convertirse en un fantasma junto a los Maitlands:

« Nuestro primer final era con Lydia, ella fallecía en un fuego y podía así unirse a Barbara y Adam en la otra vida. Un par de nosotros dijimos: ‘¿Realmente creéis que es buena idea? ¿Es ese el mensaje que queréis mandar a los adolecentes del mundo? ¿Morir en fuego?’ Sí, probablemente ese habría sido mucho más oscuro», explicó Larry Wilson para Yahoo!

Pero después de todo esto… tú qué opinas, ¿crees que hicieron bien en cambiar la historia o te habría gustado ver una versión mucho más oscura?