Halloween: El origen del slasher

31/10/2020 · Alicia Rebollo

Corría el año 1978 cuando una modesta película de terror de Serie B llegó a los cines de todo el mundo de la mano de un por entonces desconocido John Carpenter, que sin saberlo revolucionó el cine de terror para siempre, esa película no era otra que Halloween.

Halloween (1978)

El primer slasher

Uno de los debates más amplios en el mundo del terror, ha sido desde hace unas décadas, el discernir cuál es el primer slasher de todos los tiempos. Aunque esta es una tarea difícil por la infinidad de películas que hay, muchos teóricos han afirmado que las dos películas que compiten por este puesto serían Psicosis y La matanza de Texas. Pero… como pasa siempre, hay ovejas que deciden salirse del rebaño -como es nuestro caso- y apostar por otra película, y como ya os imagináis, esa otra película es Halloween.

Qué mejor día que en propio Halloween, reivindicar un poco nuestro punto de vista y el por qué pensamos que la obra de Carpenter es el primer slasher, allá vamos.

Halloween El origen del slasher
Halloween (1978)

¿Qué es un slasher?

Los slashers entran dentro de la categoría de subgénero del terror. Como todos ya sabemos, se popularizaron en los años 80 con sagas de películas como Halloween, Pesadilla en Elm Street o Viernes 13. De las características más comunes sería la de tener a un psycho-killer que va acabando con todo el que pille y a personajes arquetipos que en gran medida su moral determinará su supervivencia en el filme.

Hasta aquí todo bien, pero los que sabemos de cine de terror entendemos que un slasher es mucho más que todo esto. Para empezar, la presencia de un asesino en serie no determina que una película sea un slasher, algunos ejemplos de esto es El silencio de los corderos, La casa de Jack o, precisamente, Psicosis.

En este tipo de películas, los asesinos son prácticamente sobrenaturales, les puedes disparar, acuchillar o prenderles fuego que siempre van a volver –o al menos van a aguantar bastante–. Normalmente el espectador siempre ve desde el punto de vista de la víctima lo que hace que te cueste más empatizar con el asesino y que en este caso la heroína sea o Laurie o Nancy o Sidney.

Por supuesto, en este campo hay excepciones, pero normalmente están ligadas a las horror-comedy. En películas como Igual eres el asesino o Detrás de la máscara: El encumbramiento de Leslie Vernon empatizamos con el villano, porque realmente él es el protagonista, pero su subgénero dentro del terror ya no sería el slasher, sino la horror-comedy porque realmente lo que tratan es parodiar el subgénero, pero bueno… ese es otro tema.

Por otro lado, tenemos a la mítica final girl, una chica que básicamente representa la moral de la película, lo opuesto al asesino que terminará convirtiéndose en la representación del bien contra el mal. El caso de Psicosis es claro porque no tenemos a una final girl pero, los defensores de La matanza de Texas pueden anotarse un tanto ya que este filme lo tiene, pero entonces… ¿Cuál es el primer slasher?

Halloween (1978)
Halloween (1978)

Como Halloween marcó el canon

Lo cierto, es que las características de un slasher son muchas, tenemos unas básicas y generales, y luego cada filme trata de darle su toque creando ramificaciones. Lo que conocemos como protoslasher, podrían ser filmes de Serie B como Black Christmas (que realmente podría considerarse un home invasion) o incluso la mítica La matanza de Texas porque a pesar de tener características del subgénero, está más cerca de ser un serial-killer como Psicosis (incluso ambos filmes se inspiraron en Ed Gein) que de un slasher, nosotros particularmente lo consideramos uno de los primeros acercamientos a los survival de la historia del cine.

Pero lo qué hace que Halloween sea el verdadero primer slasher es que se convirtió en el modelo que todos los demás cineastas utilizaron para crear su propio slasher. Halloween engloba todo lo que una película de estas características debe tener:

El filme nos presenta un barrio tranquilo de Estados Unidos, nos transmite la seguridad de que aquí nada malo puede pasar. El primer asesinato no llega hasta los 50 minutos de película, mientras, Carpenter nos presenta a los personajes, personajes que marcarán el arquetipo del género, y que morirán según el rol que tienen en la película.

La cinta nos muestra cómo el asesino vigila a sus víctimas, jugando con mostrarnos dónde está el psicópata, y con espacios vacíos donde pensamos que podría estar, pero no estamos del todo seguros porque no le vemos, esto crea una tensión doble en el espectador, que sabe que algo malo va a pasar pero no sabe cuándo, definiendo con esto el elemento sorpresa que tanto se ha imitado en el slasher.

Otro elemento que se hizo canon fue la presencia de una banda sonora ligada a la presencia del asesino, y es que si pensamos en Viernes 13 o Pesadilla en Elm Street no podemos evitar recordar esas melodías tan características que ya popularizó Carpenter en Halloween –inspirado en El Exorcista y Suspiria–.

Quizás algo que debamos destacar sean los giallos quienes serían los verdaderos protoslashers de la ecuación, pero ese ya es otro tema, de momento nos quedamos aquí. Pero queremos saber tú opinión:

¿Cuál crees tú qué es el primer slasher?