La revalorización de los pósteres alternativos

19/12/2019 · Carlos de Vega


Vivimos en la época dorada de los pósteres alternativos de cine. Por primera vez en la historia, el nombre del autor del cartel es cada vez más relevante. Dejando de lado el objetivo principal del cartel cinematográfico –vender la película–, artistas y fanáticos del cine a partes iguales crean homenajes tanto de los últimos estrenos como de las viejas glorias que resurgen del olvido gracias a su pasión y dedicación. Pero estas piezas de arte también atraen la atención de especuladores que solo ven en ellas un modo de ganarse la vida.

Texas Chainsaw Massacre Screenprinted Poster
The Texas Chainsaw Massacre por Elvisdead

Desde 2012 la fiebre por los pósteres alternativos se ha disparado. Compañías como Mondo, Black Dragon Press o Acme Archives Direct han contribuido enormemente a la producción y distribución de estas obras de arte. Coleccionistas y amantes del cine (incluidos Quentin Tarantino, Edgar Wright y Guillermo del Toro) están atentos a cada lanzamiento para poder ser uno de los pocos afortunados en tener una copia del nuevo trabajo de algunos de los artistas del momento como Ken Taylor, Laurent Durieux, Vania Zouravliov o Jason Edmiston entre muchos otros.

Mulholland Drive por Kevin Tong
Mulholland Drive por Kevin Tong

Sin embargo, pese a que los pósteres no son originales –puesto que muchos son diseñados e impresos a partir de un archivo electrónico–, las copias que se ponen a la venta son escasas –entre 50 y 300 copias por diseño–, pero solo se permite comprar una copia por persona o empresa y debido a su calidad artística, limitación y en algunos casos el renombre del autor, estos se revalorizan año tras año, llegando a formar un mercado secundario de compra-venta de pósteres alternativos de segunda mano que atrae tanto a fanáticos del cine como a ávidos especuladores.

Revenge of the Creature por Francesco Francavilla
Revenge of the Creature por Francesco Francavilla

De media Mondo vende los pósteres alternativos por 60 dólares, pero algunos de ellos llegan a cuadruplicar su valor en menos de una semana en plataformas como eBay o Addicted 2 Print.

Esto se ha convertido en el modo de vida de algunas personas que aprovechan las restricciones geográficas de las licencias (generalmente sólo pueden vender a Estados Unidos y Canadá) que las distribuidoras conceden a Mondo para así poder revenderlos a coleccionistas de otros países.

Un ejemplo es el póster de La novia de Frankenstein por Martin Ansin. Salieron al mercado 235 unidades a 45 dólares cada una; casi 10 años después de su lanzamiento, el precio asciende a 1.300 dólares en eBay.

The Bride of Frankenstein por Martin Ansin
The Bride of Frankenstein por Martin Ansin

Revalorización desde su lanzamiento

+800%

Drive (Rory Kurtz)

+1600%

Star Wars Set (Tyler Stout)

+2500%

Blade Runner (Tyler Stout)

+2500%

Jaws (Laurent Durieux)

+3500%

Mulholland Drive - Variant (Kevin Tong)

Aunque el mercado secundario de los pósteres alternativos está muy lejos de alcanzar las cifras que se mueven en el mercado de compra-venta de pósteres originales (recodemos que el cartel estadounidense original de La novia de Frankenstein de 1935 se vendió en 2007 por más de 300.000 dólares), algunas personas afirman que podemos estar ante una burbuja que estallará tarde o temprano, y no ante una mina de oro.

The Shining (Room 237) por JC Richard
The Shining (Room 237) por JC Richard

JC Richard, uno de los artistas más veteranos, dice al respecto:

Cuando comencé, todo esto no existía. Este pequeño nicho no existía, así que el hecho de que vivamos en él y cosechemos cualquier clase de éxito, es simplemente increíble. Debemos mimarlo, protegerlo y tratarlo como a una pequeña y bonita mascota. Uno no quiere romper todo esto.

Desde 2012 la fiebre por los pósteres alternativos se ha disparado. Compañías como Mondo, Black Dragon Press o Acme Archives Direct han contribuido enormemente a la producción y distribución de estas obras de arte. Coleccionistas y amantes del cine (incluidos Quentin Tarantino, Edgar Wright y Guillermo del Toro) están atentos a cada lanzamiento para poder ser uno de los pocos afortunados en tener una copia del nuevo trabajo de algunos de los artistas del momento como Ken Taylor, Laurent Durieux, Vania Zouravliov o Jason Edmiston entre muchos otros.

Sin embargo, pese a que los pósteres no son originales –puesto que muchos son diseñados e impresos a partir de un archivo electrónico–, las copias que se ponen a la venta son escasas –entre 50 y 300 copias por diseño–, pero solo se permite comprar una copia por persona o empresa y debido a su calidad artística, limitación y en algunos casos el renombre del autor, estos se revalorizan año tras año, llegando a formar un mercado secundario de compra-venta de pósteres alternativos de segunda mano que atrae tanto a fanáticos del cine como a ávidos especuladores.

Sin embargo, pese a que los pósteres no son originales –puesto que muchos son diseñados e impresos a partir de un archivo electrónico–, las copias que se ponen a la venta son escasas –entre 50 y 300 copias por diseño–, pero solo se permite comprar una copia por persona o empresa y debido a su calidad artística, limitación y en algunos casos el renombre del autor, estos se revalorizan año tras año, llegando a formar un mercado secundario de compra-venta de pósteres alternativos de segunda mano que atrae tanto a fanáticos del cine como a ávidos especuladores.

De media Mondo vende los pósteres alternativos por 60 dólares, pero algunos de ellos llegan a cuadruplicar su valor en menos de una semana en plataformas como eBay o Addicted 2 Print.

Esto se ha convertido en el modo de vida de algunas personas que aprovechan las restricciones geográficas de las licencias (generalmente sólo pueden vender a Estados Unidos y Canadá) que las distribuidoras conceden a Mondo para así poder revenderlos a coleccionistas de otros países.

Un ejemplo es el póster de La novia de Frankenstein por Martin Ansin. Salieron al mercado 235 unidades a 45 dólares cada una; casi 10 años después de su lanzamiento, el precio asciende a 1.300 dólares en eBay.

Aunque el mercado secundario de los pósteres alternativos está muy lejos de alcanzar las cifras que se mueven en el mercado de compra-venta de pósteres originales (recodemos que el cartel estadounidense original de La novia de Frankenstein de 1935 se vendió en 2007 por más de 300.000 dólares), algunas personas afirman que podemos estar ante una burbuja que estallará tarde o temprano, y no ante una mina de oro.

JC Richard, uno de los artistas más veteranos, dice al respecto:

Cuando comencé, todo esto no existía. Este pequeño nicho no existía, así que el hecho de que vivamos en él y cosechemos cualquier clase de éxito, es simplemente increíble. Debemos mimarlo, protegerlo y tratarlo como a una pequeña y bonita mascota. Uno no quiere romper todo esto.

Revalorización desde su lanzamiento

+800%

Drive (Rory Kurtz)

+1600%

Star Wars Set (Tyler Stout)

+2500%

Blade Runner (Tyler Stout)

+2500%

Jaws (Laurent Durieux)

+3500%

Mulholland Drive - Variant (Kevin Tong)