Las 20 mejores películas de terror de la década

31/12/2019 · Redacción


Aunque la década técnicamente no haya terminado, en Nightmares queremos hacer un repaso por nuestras 20 películas favoritas desde 2010 hasta 2019. Es difícil dejar pasar títulos como La casa de Jack (Lars von Trier, 2018), Lo que hacemos en las sombras (Taika Waititi & Jemaine Clement, 2014) o La cura del bienestar (Gore Verbinski, 2016), pero lo cierto es que ha habido muchos títulos de terror, especialmente independientes, que nos han dejado con la boca abierta. Sin más preámbulos comencemos.

Las 20 mejores películas de terror de la década

31/12/2019 · Redacción


Aunque la década técnicamente no haya terminado, en Nightmares queremos hacer un repaso por nuestras 20 películas favoritas desde 2010 hasta 2019. Es difícil dejar pasar títulos como La casa de Jack (Lars von Trier, 2018), Lo que hacemos en las sombras (Taika Waititi & Jemaine Clement, 2014) o La cura del bienestar (Gore Verbinski, 2016), pero lo cierto es que ha habido muchos títulos de terror, especialmente independientes, que nos han dejado con la boca abierta. Sin más preámbulos comencemos.

NÚMERO 20

Goodnight Mommy

Ich seh, Ich seh (Severin Fiala & Veronika Franz, 2014)

Goodnight Mommy es una película austriaca que pasó bastante desapercibida en nuestro país, sin embargo, con el paso del tiempo se ha ido reivindicando.

Aunque este thriller psicológico juega con bastantes clichés del cine de terror, estos son implementados en la película de una forma original y llamativa que te hace querer saber más sobre la peculiar familia de la que trata la cinta.

Es difícil añadir motivos por los que se debería ver este filme sin hacer spoilers, por lo que lo único que diremos es que aunque en un principio la chicha de la cinta tarde en llegar, merece la pena que continuemos para poder descubrir su espectacular final.

NÚMERO 19

Sinister

Sinister (Scott Derrickson, 2012)

Sinister forma parte de esta lista principalmente por el clímax malrollero que consigue causar en sus 110 minutos de película. Las actuaciones son buenas, está plagada de jump-scares, el guión es original y espeluznante y además es una película que podrás disfrutar con todo el mundo, desde el más pijo del terror hasta el que solo ve estas películas para echar el rato. Sin duda Sinister es una película para ver entre amigos.

NÚMERO 18

Oculus: el espejo del mal

Oculus (Mike Flanagan, 2013)

No es que en Nightmares estemos obsesionados con Mike Flanagan pero es que el tipo sabe lo que se hace. Es de esos directores que consiguen llevar al terror mainstream toques personales y arriesgados que muchos otros no se atreverían ni a imaginar. Oculus es una de sus mejores películas y no podíamos evitar ponerla en esta lista. Con una idea original, un elenco acertado y especialmente un guión bien construido que consigue engancharnos de principio a fin y nos deja a cuadros con su final. Oculus merece ser recordada como una de las mejores películas de terror de esta década.

NÚMERO 17

La autopsia de Jane Doe

The Autopsy of Jane Doe (André Ovredal, 2016)

Esta película británica fue una de las grandes sorpresas del cine de terror independiente del 2016 y es porque muy probablemente no hayas visto nada parecido a este filme. Es una película inteligente, dinámica y especialmente absorbente donde la atmósfera genera momentos realmente terroríficos en el espectador, especialmente si se ve de noche y completamente solos.

NÚMERO 16

El faro

The Lighthouse (Robert Eggers, 2019)

Robert Eggers no pretende agradar a todo el mundo. Pero su refinamiento, habilidad para sacar lo mejor de cada actor o actriz y ojo cinematográfico son incuestionables. En esta onírica y perturbadora película Robert Pattinson nos demuestra de nuevo que es mucho más que el tío de Crepúsculo, pero no solo eso, consagra a Willem Dafoe –con permiso de Michael Shannon– como el actor más importante del cine independiente de la última década.

NÚMERO 15

Mandy

Mandy (Panos Cosmatos, 2018)

Para bien o para mal no verás nada parecido a Mandy, y es que si hay una película rara en esta lista que quizá merezca ser vista incluso más que el resto esa es Mandy.

Visualmente es impresionante gracias a su uso del color sobreexpuesto que te envuelve de lleno en el mundo tétrico, onírico y obscuro de Panos Cosmatos. La actuación exagera de Nicolas Cage es quizá uno de los mejores puntos de la película. Mandy es una reivindicación del grindhouse donde el terror y la violencia se unen para crear una obra única y muy personal de Cosmatos que merece estar entre las mejores películas de la década.

NÚMERO 14

Insidious

Insidious (James Wan, 2010)

Poco se puede decir de James Wan que no se haya dicho ya. Hay que reconocer que el cineasta sabe cómo crear un éxito comercial que además de ser aclamado por el público también lo sea por la crítica. La forma de dirigir de Wan es adictiva y única, quizá una de las mejores –sino la mejor– del cine comercial de terror. Puede que Insidious no te cuente ninguna historia nueva, pero te aseguramos que lo hace de una forma espléndida. Además, en esta cinta se ve que Wan está claramente influenciado por los clásicos del terror y que se permite el lujo de no caer en el cliché básico de las películas paranormales –no explicarte nada porque todo ocurre por arte de magia negra, claro–  para darle una vuelta a todo lo que creías convencional en esta clase de filmes.

NÚMERO 13

La cabaña en el bosque

The Cabin in the Woods (Drew Goddard, 2012)

Puede que estemos ante la mejor película de meta-cine de terror después de Scream y es que no es para menos, La cabaña en el bosque se ha convertido en una pequeña joya de culto que como fanáticos del terror debemos ver al menos una vez en la vida. Esta cinta no solo nos presenta los clichés del terror más clásico sino que se burla de ellos y los redefine para crear una obra que lejos de ser predecible nos deja con la boca completamente abierta.

NÚMERO 12

The Neon Demon

The Neon Demon (Nicolas Winding Refn, 2016)

Su estreno en el festival de cine de Cannes fue recibido con insultos y abucheos y en su estreno en taquilla tan solo recaudó 3 millones de dólares (teniendo en cuenta que contó con un presupuesto de 7 millones de dólares).

Pero ya lo avisó el propio Nicolas Winding Refn en el estreno de su anterior película, Sólo Dios perdona (2013):

Ahí es cuando sabes que has hecho una buen cine, cuando la mitad ama tu película y la otra mitad la odia.

NÚMERO 11

Doctor Sueño

Doctor Sleep (Mike Flanagan, 2019)

Es difícil ser una buena sucesora de El Resplandor de Stanley Kubrick y que además le guste a Stephen King pero para Mike Flanagan nada es imposible y eso lo ha dejado claro con Doctor Sueño

Esta cinta es una de los mejores películas del 2019 y sin duda una de las mejores de la década, con ella Flanagan se ha asentado como uno de los grandes directores de terror de lo que va de siglo, no solo por su extraordinaria capacidad de dirigir sino por los originales –y muchas veces arriesgados– guiones que él mismo

escribe. Doctor Sueño es capaz de unir el mundo que Kubrick construyó en su cinta con la visión de King en sus libros para darnos una obra audiovisual entretenida, vibrante, desgarradora y por supuesto, terrorífica.

NÚMERO 10

La bruja

The VVitch (Robert Eggers, 2015)

La bruja fue una de las mayores sorpresas de 2015, nadie conocía a este chico, un tal Robert Eggers, pero desde ese momento su nombre fue (y continua siendo) sinónimo de refinamiento, de originalidad y de atrevimiento por hacer un cine arriesgado y diferente que no busca la aclamación popular pero que perdurará al paso del tiempo.

NÚMERO 9

Hereditary

Hereditary (Ari Aster, 2018)

La ópera prima de Ari Aster consiguió cautivar a crítica y público. Aster demuestra tener un talento extraordinario a la hora de rodar el filme, perfectamente encuadrado, sabe desde el primer momento cómo será el montaje de la película. Sin embargo, lo mejor de Hereditary es la actuación de Toni Collette, una de las mejores interpretaciones de los últimos años.

Hereditary es un motivo más del porqué la productora de cine independiente A24 es una de las más importantes de la última década.

NÚMERO 8

Expediente Warren: The Conjuring

The Conjuring (James Wan, 2013)

Volvemos a James Wan con la que quizá es su obra cumbre y la más querida por sus fanáticos: Expediente Warren: The Conjuring. Esta cinta a pesar de que cuenta la misma historia de siempre, lo cierto es que lo hace de forma diferente y mucho mejor dirigida. Tiene claras referencias al cine de terror más clásico, quizá porque el propio Wan ha confesado en más de una ocasión ser un gran fan de la Hammer. El ritmo, la banda sonora, las actuaciones y el buen manejo de la tensión que no necesita Wan concluirla con un jump-scare para asustar, hacen que Expediente Warren: The Conjuring merezca ser reconocida como un joyita del cine de terror de esta década.

NÚMERO 7

Déjame salir

Get Out (Jordan Peele, 2017)

Get Out ha marcado un antes y un después en el cine de terror, no solo por haber conseguido el Oscar al mejor guión original (algo casi imposible para una película de terror) sino por haber rescatado viejas fórmulas del terror que no se veían en décadas. Es mejor no decir nada de la trama porque lo bueno de este filme es ir descubriendo poco a poco de qué trata la película, pero sin ninguna duda, este es un filme que se debe ver varias veces para poder extraer todo los mensajes que nos quiere lanzar Jordan Peele.

NÚMERO 6

Bone Tomahawk

Bone Tomahawk (S. Craig Zahler, 2015)

Este maravilloso, inquietante y gore horror-wester no cosechó el éxito en la taquilla, pero el público comenzó a descubrir y reivindicar la originalidad y crudeza de S. Craig Zahler. Bone Tomahawk es una obra arriesgada que se siente como un soplo de aire fresco para el género de terror y el western.

NÚMERO 5

Suspiria

Suspiria (Luca Guadagnino, 2018)

Vapuleada por la crítica, odiada por muchos fanáticos de Dario Argento, Suspiria de Luca Guadagnino se corona como la quinta mejor película de terror de la década por Nightmares. Esta obra se desliga de la visión creadora de Argento para crear su propia visión mucho más directa, perturbadora y cruda.

La atmósfera obscura e invernal que se cierne en la academia, los planos y movimientos de cámara angustiosos nos genera una tensión constante en la obra de Guadagnino que no solo nos provoca terror ante lo que vemos –y lo que no podemos ver– sino que además, nos obliga a retirar la mirada ante lo que estamos viendo incluso en las escenas en las que no se derrama ni una gota de sangre.

El terror de Suspiria se genera a fuego lento y de manera magistral, se necesita desligar la visión idolatrada de la original para poder disfrutarla. Esta película podría bien llamarse Suspiria como cualquier otro nombre, si buscabas un remake de la original solo que con mejores efectos esta no es tu película, pero si consigues verla y disfrutarla como una obra ajena, te aseguramos que te sorprenderá.

NÚMERO 4

El extraño

Gok-seong (Hong-jin Na, 2016)

Esta película es un ejemplo más de la época gloriosa que vive el cine surcoreano. Directores como Hong-ji Na (El extraño), San-ho Yeon (Train to Busan) o Boon Jo Ho (Crónica de un asesino en serie, Parásitos) demuestran su gran destreza a la hora de contar historias. El extraño no es solo una película de terror entretenida, es una clase magistral de cómo se hace cine.

NÚMERO 3

It Follows

It Follows (David Robert Mitchell, 2014)

Para muchos It Follows es el origen de esta nueva ola de cine de terror elevado que estamos viviendo, y es que antes de este filme no había producciones como Get Out, Hereditary o Midsommar que llegasen al gran público y que además de provocar terror en el espectador, tuviese un trasfondo que te hiciese reflexionar.

It Follows no solo es una película cuidadosamente realizada cuyos planos, movimientos de cámara y uso del color vayan a fascinarte, sino que la historia en sí es capaz de absorbente y meterte tanto en la piel de la protagonista que podrás experimentar su horror en primera persona.

Pude verse con claridad que David Robert Mitchell se ha inspirado en cineastas como John CarpenterWes Craven para realizar esta película de aire ochentero, pero que incluso la simbología que tiene podría acercarse al propio David Lynch.

NÚMERO 2

Babadook

The Babadook (Jennifer Kent, 2014)

Babadook podría considerarse un cuento de terror moderno, y es que aunque sea un monstruo el que aceche a los personajes principales, a los pocos minutos de cinta comprendes que el auténtico villano de la película no es realmente Babadook, sino que es algo mucho más terrorífico, y a priorí contra natura: las fantasías de una madre con querer asesinar a su propio hijo.

Pero que esto no te engañe, Babadook más allá de su trasfondo, es una autentica joya de terror moderno que te pone en tensión y te aterroriza a partes iguales.

Jennifer Kent tiene un extraordinario talento para la dirección de actores, pues la interpretación de Essie Davis es la mejor que hemos visto en una película de terror en la última década.

NÚMERO 1

La invitación

The Invitation (Karyn Kusama, 2015)

La ganadora de Sitges de 2015 se corona en nuestra lista como la mejor película de terror de la década por varios motivos, pero principalmente por su espectacular trabajo a la hora de generar tensión.

Esta pieza independiente es increíblemente particular, y es que en una época en la que el terror se caracteriza más por el uso de jump-scare y por una estética visual increíble, La invitación decidió irse por el terreno más olvidado del cine y generar tensión sin necesidad de hacer que algo te salte a la cara acompañado de una música exageradamente elevada.

La invitación es incómoda, tan incomoda como la situación que vive su protagonista, quizá es por esto por lo que nos metemos tan de lleno en esta obra. La presentación de los personajes, la situación en la que se ve, y la disyuntiva que nos crea entre la aceptación de las creencias y actos de algunos de sus personajes contra la sensación de que algo turbio puede estar pasando, o estamos tan locos como el protagonista, solo hacen que la tensión y la sensación malrollera durante los 100 minutos de duración de la cinta crezcan sin parar, algo sumamente difícil de conseguir.

Quizá esta no sea ni la película más aterradora ni la más gore de la lista pero sin duda, es un filme que ha unido a toda la redacción para reconocerla como se merece.