Las películas favoritas de Kim Newman

27/08/2020 · CARLOS DE VEGA


Kim Newman (Londres, 1959) es un periodista, crítico de cine y escritor inglés. Entre los intereses recurrentes en su obra se encuentra el cine de terror –que el autor atribuye al visionado de Drácula de Tod Browning a los 11 años–. Ha ganado el Premio Bram Stoker, el Premio del Gremio Internacional de Horror y el Premio BSFA, y ha sido nominado al Premio Mundial de Fantasía.

Del original: Kim Newman’s Top 10 por Criterion.

Las películas favoritas de Kim Newman

27/08/2020 · CARLOS DE VEGA


Kim Newman (Londres, 1959) es un periodista, crítico de cine y escritor inglés. Entre los intereses recurrentes en su obra se encuentra el cine de terror –que el autor atribuye al visionado de Drácula de Tod Browning a los 11 años–. Ha ganado el Premio Bram Stoker, el Premio del Gremio Internacional de Horror y el Premio BSFA, y ha sido nominado al Premio Mundial de Fantasía.

Del original: Kim Newman’s Top 10 por Criterion.

NÚMERO 10

Los intrusos

The Uninvited (Lewis Allen, 1944)

Una clásica historia de fantasmas, de una novela de Dorothy Macardle, dirigida por Lewis Allen. El hermano y la hermana Ray Milland y Ruth Hussey compran una casa en la cima de un acantilado en Cornualles que resulta ser perseguida por al menos dos espíritus y una persona que aún vive… La abandonada Gail Russell, que es atraída a la habitación donde supuestamente murió su madre. Es una de esas películas de Hollywood que era demasiado sofisticada para los censores, con varios elementos transgresores (lesbianismo, ilegitimidad) expresados con tacto e ingenio inmersos en el misterio.

Un compositor y su hermana descubren que la razón por la que pueden comprar una hermosa mansión gótica en la costa a muy bajo precio es el pasado desagradable de la casa.

NÚMERO 9

The Living Skeleton

The Living Skeleton (Hiroki Matsuno, 1968)

En el set When Horror Came to Shochiku de Eclipse, la atractiva cinta japonesa de Horishi Matsuno mezcla un crimen espantoso, una venganza sobrenatural, gemelos psíquicos, ciencia loca y una extraña historia del mar; puede que nunca se establezca en un tono, pero su imprevisibilidad es convincente. Perseguida por su hermana gemela, que fue asesinada durante un ataque pirata, Saeko es asesorada por un sacerdote cuyas gafas de sol ocultan una malvada identidad secreta y cicatrices. Otras víctimas piratas aparecen como esqueletos vivientes que habitan en un naufragio y provocan la muerte de sus asesinos, y también hay un científico loco con tendencias vampíricas en la mezcla.

Una joven que vive en un pueblo costero es perseguida por los fantasmas de la tripulación de un barco asesinado por piratas de la actualidad.

NÚMERO 8

Hermanas

Sisters (Brian De Palma, 1973)

El revolucionario thriller de Brian De Palma rinde homenaje a varios clásicos de Hitchcock (La ventana indiscreta y Psicosis, en su mayoría) de una manera genuinamente innovadora, con un humor temerario y contracultural de Nueva York en lugar de la ironía británica de Hitch, un interesante conjunto de antagonistas de la imagen especular en gemelos peculiares interpretados por Margot Kidder (con un acento francocanadiense seductoramente extraño) y la reportera entrometida Jennifer Salt.

Un periodista novato de Staten Island es testigo de un brutal asesinato en el apartamento vecino de una modelo franco-canadiense, pero la policía no cree que el crimen haya tenido lugar. Con la ayuda de un detective privado, busca la verdad.

NÚMERO 7

El juego más peligroso

The Most Dangerous Game (Irving Pichel & Ernest B. Schoedsack, 1932)

Realizada en los maravillosos escenarios de la jungla de King Kong mientras se terminaban los efectos especiales de esa cinta, esta es una de las grandes películas de acción y terror y ha proporcionado una plantilla para muchos melodramas sobre «ricos psicóticos»: todo el subgénero «torture-porn« proviene de las obsesiones de su villano, el Conde Zaroff (Leslie Banks). Adaptado de un cuento de Richard Connell y codirigido por Ernest B. Schoedsack de Kong y el actor Irving Pichel. Tiene una de las mejores tramas de terror de la historia: un cazador de caza mayor (Joel McCrea) cambia de opinión sobre lo divertido que es su deporte cuando naufraga en una isla donde un ruso loco que se ha cansado de la caza menor ha optado por cazar seres humanos.

Un cazador loco hace los arreglos para que un barco naufrague en una isla donde disfruta dando caza y matando a sus pasajeros.

NÚMERO 6

El espíritu de la colmena

El espíritu de la colmena (Víctor Erice, 1973)

No es una película de terror, sino un San Valentín para la imaginación que depende de la necesidad de una niña de un amigo imaginario, que resulta ser el monstruo Frankenstein de Boris Karloff. El estudio de Victor Erice sobre los deseos de la infancia muestra los enormes ojos de Ana Torrent y lidia de manera fascinante con la importancia de la fantasía en épocas de represión.

En 1940, traumatizada tras ver el filme Frankenstein (1931), una sensible niña de siete años que vive en un pequeño pueblo español se adentra en su propio mundo de fantasía.

NÚMERO 5

La semilla del diablo

Rosemary's Baby (Roman Polanski, 1968)

Una canción de cuna para el Anticristo, la adaptación de Roman Polanski del diabólico best seller de Ira Levin hace que Rosemary (Mia Farrow) de Manhattan poco a poco llegue a creer que su esposo (John Cassavetes), la vecina entrometida (Ruth Gordon) y casi todos los demás en su edificio de apartamentos están conspirando contra ella… y que el niño que lleva es el engendro profetizado de Satanás. Los cánticos y las invocaciones son solemnes pero absurdos, sin embargo la sensación de traición y un mundo vuelto en contra de una mujer solitaria hace que esto sea una pesadilla duradera.

Una pareja joven se muda a un apartamento de una zona tranquila. Cuando la esposa queda misteriosamente embarazada, la paranoia por la seguridad de su hijo nonato comienza a controlar su vida.

NÚMERO 4

Los ojos sin rostro

Les yeux sans visage (Georges Franju, 1960)

Un espeluznante drama «científico-loco», con guión de Boileau y Narcejac, (Las diabólicas y Vértigo), y filmado por Georges Franju como una mezcla de surrealismo quirúrgico v horror hipergráfico. Edith Scob deambula por los pasillos con una máscara blanca en blanco y un camisón, y Alida Valli acecha a su presa en un Citroën 2CV, acompañada por la partitura estremecedora de Maurice Jarre.

Un cirujano causa un accidente que desfigura a su hija, y toma medidas extremas para darle una nueva cara.

NÚMERO 3

La noche del cazador

The Night of the Hunter (Charles Laughton, 1955)

La única película de Charles Laughton como director, con guión de James Agee del libro de Davis Grubb. Es una versión de cuento de hadas de un drama de suspenso y crimen, donde dos niños son perseguidos a través de un paisaje mágico y embrujado por un predicador demente pero astuto (Robert Mitchum). Hay una historia para adultos sobre un alijo de dinero robado, pero el golpe maestro de Laughton es ignorar eso y presentar al monstruo humano desde el punto de vista de los niños, como un hombre del saco implacable.

Un fanático religioso se casa con una crédula viuda cuyos hijos pequeños se muestran reacios a decirle dónde escondió su verdadero padre los 10.000 dólares de botín de un robo que había cometido.

NÚMERO 2

Plan diabólico

Seconds (John Frankenheimer, 1966)

¿Cuál es la última línea más escalofriante del cine? ¿Qué tal un «taladro craneal»? Seguido de un efecto de sonido inolvidable. La adaptación de pesadilla de John Frankenheimer de la novela de David Ely, hace que un cansado hombre de negocios de mediana edad (John Randolph) compre su antigua vida y se transforme en Rock Hudson, solo para encontrar esa juventud renovada. Una película de ciencia ficción, única, conmovedora y paranoica, con un Hudson perfectamente elegido haciendo su mejor actuación en la pantalla y Salome Jens, con una presencia extraordinaria como la chica de la playa.

Un banquero infeliz de mediana edad contrata un servicio que finge la muerte de uno, y le da un nuevo look e identidad.

NÚMERO 1

Los cuentos de Hoffman

The Tales of Hoffmann (Michael Powell & Emeric Pressburger, 1951)

Powell y Pressburger, la película de la ópera de cuentos de Hoffmann de Offenbach… una confección tan rica y extraña como la que jamás haya producido el cine, con la asombrosa obra de Moira Shearer como la autómata danzante Olympia y Robert Helpmann el archienemigo multifacético. Con una técnica de efectos que podría haber sido utilizada por Méliès y una magnífica dirección de arte en color, vestuario y cinematografía.

Un poeta melancólico reflexiona sobre las tres mujeres que amó y perdió en el pasado: una muñeca de interpretación mecánica, una cortesana veneciana y la hija tísica de un célebre compositor.