Quentin Tarantino estuvo a punto de escribir Halloween 6

16/12/2019 · Redacción

Miramax propuso a Tarantino escribir la nueva entrega, pero pese a tener algunas ideas, finalmente acabó rechazando el proyecto.

Así lo hemos podido saber gracias al libro Taking Shape: Developing Halloween From Script to Scream y recientemente en su conversación con Michael Roffman donde Quentin Tarantino aseguró que no era fanático de muchas de las secuelas de Halloween (John Carpenter), y odia especialmente la idea de que Michael y Laurie sean hermanos. Sin embargo, continuó diciendo:

La cosa ahora, es que soy un gran fan de los Halloween de Rob Zombie. Cuando vi la primera (Halloween [2007]), no me gustó en absoluto. No me gustó la estética. No me gustó nada de lo que añadió y la última hora simplemente se convierte en un remake de la primera. ¿Qué coño es toda esta mierda? Ocho meses después, la vi en vídeo… y entonces realmente me gustó, cuando por fin, tuve todas mis preocupaciones fuera de la cabeza y pude apreciar la estética a lo Sam Peckinpah.

Quentin Tarantino estuvo a punto de escribir Halloween 6

16/12/2019 · Redacción

Miramax propuso a Tarantino escribir la nueva entrega, pero pese a tener algunas ideas, finalmente acabó rechazando el proyecto.

Así lo hemos podido saber gracias al libro Taking Shape: Developing Halloween From Script to Scream y recientemente en su conversación con Michael Roffman donde Quentin Tarantino aseguró que no era fanático de muchas de las secuelas de Halloween (John Carpenter), y odia especialmente la idea de que Michael y Laurie sean hermanos. Sin embargo, continuó diciendo:

La cosa ahora, es que soy un gran fan de los Halloween de Rob Zombie. Cuando vi la primera (Halloween [2007]), no me gustó en absoluto. No me gustó la estética. No me gustó nada de lo que añadió y la última hora simplemente se convierte en un remake de la primera. ¿Qué coño es toda esta mierda? Ocho meses después, la vi en vídeo… y entonces realmente me gustó, cuando por fin, tuve todas mis preocupaciones fuera de la cabeza y pude apreciar la estética a lo Sam Peckinpah.