La loca historia de Scream: ¿Por qué Wes Craven rechazó dirigir la cinta 5 veces?

02/09/2020 · ALICIA REBOLLO


El genero de terror tiende a desarrollarse de una forma muy peculiar, lo hace en ciclos en los que se repiten las mismas formulas constantemente. En los 70 fueron las películas satánicas como El Exorcista o La semilla del diablo y en los 80 fueron las películas slasher, con sagas como Pesadilla en Elm Street, Viernes 13 o Halloween, estas cintas ya no funcionaban como antes en taquilla, y las iconos de terror del momento estaban tan desgastados que en lugar de producir miedo, producian carcajadas, algo que hacía que el espectador ya no se posicionase de parte de la víctima sino con el asesino.

La loca historia de Scream: ¿Por qué Wes Craven rechazó dirigir la cinta 5 veces?

02/09/2020 · ALICIA REBOLLO


El genero de terror tiende a desarrollarse de una forma muy peculiar, lo hace en ciclos en los que se repiten las mismas formulas constantemente. En los 70 fueron las películas satánicas como El Exorcista o La semilla del diablo y en los 80 fueron las películas slasher, con sagas como Pesadilla en Elm Street, Viernes 13 o Halloween, estas cintas ya no funcionaban como antes en taquilla, y las iconos de terror del momento estaban tan desgastados que en lugar de producir miedo, producian carcajadas, algo que hacía que el espectador ya no se posicionase de parte de la víctima sino con el asesino.

Scream 1996

Todo esto hizo que Scream llegase en el peor momento del terror posible, después de repetir la misma fórmula del slasher hasta tal punto de ser una parodia de sí misma, todo el mundo pensaba que el cine de terror -al menos el que se estaba haciendo en ese momento- estaba muerto. El terror no estaba de moda, las películas ya no daban miedo, por eso en esos años no se producían muchas películas de terror.

Pero precisamente la llegada de Scream en ese año fue lo que hizo que la cinta de Wes Craven se convirtiese en el clásico que es hoy en día:

«La película llegó en el momento culturalmente adecuado porque honraba a los iconos del terror del pasado incorporándolos de una manera totalmente amena» Patrick Lussier.

Scream (1996) Scream 5

Kevin Williamson, la mente detrás de esta cinta era un actor fracasado con aspiraciones a guionista que estaba en aquellos momentos en la bancarrota. Para pagar sus deudas comenzó a trabajar cuidando la casa de un amigo mientras este estaba de viaje. Precisamente una de las noches en las que estaba en aquella casa vio un especial de noticias en el que hablaban de un sanguinario asesino en serie que descuartizaba a jóvenes universitarias. El guionista se asustó tanto con esa historia que en ese momento comenzó a fraguar la idea de Scream:

«Pase tres días encerrado en una habitación en el desierto y allí salió todo (…) Temía que otro escribiera una película de terror de adolescentes y yo perdiera mi oportunidad», aseguró Williamson.

El guión que escribió Williamson era tan bueno, que por primera vez en años todas las productoras de Hollywood comenzaron a pujar por un guión de terror. El guión de Scream comenzó una guerra de precios entre las productoras que lo único que hacían eran ofrecerle cada vez más dinero al guionista para hacerse con su obra, sin embargo, Williamson tenía otros planes, y estaba convencido de que a quienes quería era a los hermanos Weinstein con su compañía Dimension Film.

Bob Weinstein quedó prendado del guión nada más leerlo y no dudo ni por un instante en comprarlo, no obstante, a pesar del éxito que había tenido, parecía que Scream nunca llegaría a realizarse y es que no había ningún cineasta que quisiera dirigirla. En aquellos años el guión fue ofrecido a Wes Craven, Sam Raimi y George Romero y ninguno de ellos aceptó la oferta.

Scream -Neve Campbell y Wes Craven

Dimension Film tenía claro que a quien realmente querían para la dirección de la cinta era a Wes Craven, pero por aquel momento el director no quería saber nada del cine de terror:

«La rechacé y no cambie de opinión durante mucho tiempo (…) Tengo un largo historial de sentimientos ambivalentes respecto a las películas de género, no quiero parecer cursi, pero hay un aspecto en el cine de terror que se podría considerar misógino ya que siempre se ceba en las chicas, hay una parte de mi que se pregunta ‘¿Cuánto tiempo quieres seguir haciendo eso?’», explicó Craven en una entrevista.

En ese momento, y sin ninguna figura del terror a cargo del proyecto, Scream estaba en tierra de nadie, y Williamson pensaba que jamás llegaría a ver su guión en la gran pantalla, sin embargo, la llegada de una famosa actriz lo cambió todo.

A las manos de Drew Barrymore llegó el guión de la por aquel entonces llamada Scary Movie (más tarde Scream), la actriz que en esos años estaba en la cima de su carrera llamó inmediatamente a Bob Weinstein para proponerse como la protagonista de la cinta.

«Bob vino y me dijo: ‘He fichado a Drew Barrymore’ y le dije: ‘¿Drew Barrymore quiere salir en una película de terror?’ y el me dijo que a ella le gustaba la película», contó Craven.

Wes Craven en el rodaje de Scream

Esta incorporación provocó que Craven comenzase a reconsiderar la oferta de dirigir la cinta, pero lo que fue determinante para que terminase accediendo fue las palabras de un fan:

«Un niño de unos 12 años se me acercó y me dijo: ‘Debería volver a hacer una película de terror rompedora porque sus ultimas películas son cada vez más fojas’, me quedé con ello en la cabeza y me dije, mira esto es por lo que llevas luchando toda tu carrera, de todas las películas que has hecho las mas importantes son las que atravesaron los límites de la decencia y que dan miedo porque son despiadadas, llamé a Bob Weinstein y le dije: ‘Si ese trabajo sigue vacante lo acepto’».

No obstante, los problemas de Scream no acabaron aquí y es que, en el último momento la que iba a ser la gran estrella de la película, cambió de parecer. A Drew Barrymore le encantaba la escena inicial y le propuso a Craven ser ella la primera víctima de Ghostface. Como era de esperar, al equipo no le gustó esta idea ya que su imagen era uno de los pilares fundamentales para la promoción de la película, pero la actriz insistió en que si todos pensaban que ella iba a ser la protagonista y resultaba que era asesinada los primeros 15 minutos de la cinta, esa escena tendría más transcendencia, algo que resultó siendo cierto.

La llegada de Barrymore a Scream hizo que muchos otros actores se interesasen por la cinta, como por ejemplo, Courteney Cox, quien llevaba siendo una de las actrices más famosas de Estados Unidos por su papel en la serie Friends. Los productores no estaban convencidos de que ella pudiese interpretar a una bad bitch, pero Cox fue tan insistente que terminó consiguiendo el papel.

Scream 5

Scream tuvo que someterse a muchos otros problemas, las universidades no les dejaban rodar en sus áreas debido a la crudeza de la cinta, Craven tuvo que recortar mucho metraje para evitar la censura de la MPAA, la última escena fue tan dura de rodar que hasta hicieron camisetas en las que ponía «He sobrevivido a la escena 118», pero de momento nos quedamos aquí, en otra ocasión quizás hablemos de ello. Como siempre nos despedimos con una pregunta: ¿Creéis que Scream cambió el panorama del cine de terror para siempre o que es una cinta más? Os leemos.

Drew scream 1996
Scream -Neve Campbell y Wes Craven
Scream (1996) Scream 5

Todo esto hizo que Scream llegase en el peor momento del terror posible, después de repetir la misma fórmula del slasher hasta tal punto de ser una parodia de sí misma, todo el mundo pensaba que el cine de terror -al menos el que se estaba haciendo en ese momento- estaba muerto. El terror no estaba de moda, las películas ya no daban miedo, por eso en esos años no se producían muchas películas de terror.

Pero precisamente la llegada de Scream en ese año fue lo que hizo que la cinta de Wes Craven se convirtiese en el clásico que es hoy en día:

«La película llegó en el momento culturalmente adecuado porque honraba a los iconos del terror del pasado incorporándolos de una manera totalmente amena» Patrick Lussier.

Kevin Williamson, la mente detrás de esta cinta era un actor fracasado con aspiraciones a guionista que estaba en aquellos momentos en la bancarrota. Para pagar sus deudas comenzó a trabajar cuidando la casa de un amigo mientras este estaba de viaje. Precisamente una de las noches en las que estaba en aquella casa vio un especial de noticias en el que hablaban de un sanguinario asesino en serie que descuartizaba a jóvenes universitarias. El guionista se asustó tanto con esa historia que en ese momento comenzó a fraguar la idea de Scream:

«Pase tres días encerrado en una habitación en el desierto y allí salió todo (…) Temía que otro escribiera una película de terror de adolescentes y yo perdiera mi oportunidad», aseguró Williamson.

El guión que escribió Williamson era tan bueno, que por primera vez en años todas las productoras de Hollywood comenzaron a pujar por un guión de terror. El guión de Scream comenzó una guerra de precios entre las productoras que lo único que hacían eran ofrecerle cada vez más dinero al guionista para hacerse con su obra, sin embargo, Williamson tenía otros planes, y estaba convencido de que a quienes quería era a los hermanos Weinstein con su compañía Dimension Film.

Bob Weinstein quedó prendado del guión nada más leerlo y no dudo ni por un instante en comprarlo, no obstante, a pesar del éxito que había tenido, parecía que Scream nunca llegaría a realizarse y es que no había ningún cineasta que quisiera dirigirla. En aquellos años el guión fue ofrecido a Wes Craven, Sam Raimi y George Romero y ninguno de ellos aceptó la oferta.

Dimension Film tenía claro que a quien realmente querían para la dirección de la cinta era a Wes Craven, pero por aquel momento el director no quería saber nada del cine de terror:

«La rechacé y no cambie de opinión durante mucho tiempo (…) Tengo un largo historial de sentimientos ambivalentes respecto a las películas de género, no quiero parecer cursi, pero hay un aspecto en el cine de terror que se podría considerar misógino ya que siempre se ceba en las chicas, hay una parte de mi que se pregunta ‘¿Cuánto tiempo quieres seguir haciendo eso?’», explicó Craven en una entrevista.

En ese momento, y sin ninguna figura del terror a cargo del proyecto, Scream estaba en tierra de nadie, y Williamson pensaba que jamás llegaría a ver su guión en la gran pantalla, sin embargo, la llegada de una famosa actriz lo cambió todo.

A las manos de Drew Barrymore llegó el guión de la por aquel entonces llamada Scary Movie (más tarde Scream), la actriz que en esos años estaba en la cima de su carrera llamó inmediatamente a Bob Weinstein para proponerse como la protagonista de la cinta.

«Bob vino y me dijo: ‘He fichado a Drew Barrymore’ y le dije: ‘¿Drew Barrymore quiere salir en una película de terror?’ y el me dijo que a ella le gustaba la película», contó Craven.

Esta incorporación provocó que Craven comenzase a reconsiderar la oferta de dirigir la cinta, pero lo que fue determinante para que terminase accediendo fue las palabras de un fan:

«Un niño de unos 12 años se me acercó y me dijo: ‘Debería volver a hacer una película de terror rompedora porque sus ultimas películas son cada vez más fojas’, me quedé con ello en la cabeza y me dije, mira esto es por lo que llevas luchando toda tu carrera, de todas las películas que has hecho las mas importantes son las que atravesaron los límites de la decencia y que dan miedo porque son despiadadas, llamé a Bob Weinstein y le dije: ‘Si ese trabajo sigue vacante lo acepto’».

Behind Scene Scream 1996
Scream 1996
Scream 1996
Scream - Wes Craven
Scream 5

No obstante, los problemas de Scream no acabaron aquí y es que, en el último momento la que iba a ser la gran estrella de la película, cambió de parecer. A Drew Barrymore le encantaba la escena inicial y le propuso a Craven ser ella la primera víctima de Ghostface. Como era de esperar, al equipo no le gustó esta idea ya que su imagen era uno de los pilares fundamentales para la promoción de la película, pero la actriz insistió en que si todos pensaban que ella iba a ser la protagonista y resultaba que era asesinada los primeros 15 minutos de la cinta, esa escena tendría más transcendencia, algo que resultó siendo cierto.

La llegada de Barrymore a Scream hizo que muchos otros actores se interesasen por la cinta, como por ejemplo, Courteney Cox, quien llevaba siendo una de las actrices más famosas de Estados Unidos por su papel en la serie Friends. Los productores no estaban convencidos de que ella pudiese interpretar a una bad bitch, pero Cox fue tan insistente que terminó consiguiendo el papel.

Scream tuvo que someterse a muchos otros problemas, las universidades no les dejaban rodar en sus áreas debido a la crudeza de la cinta, Craven tuvo que recortar mucho metraje para evitar la censura de la MPAA, la última escena fue tan dura de rodar que hasta hicieron camisetas en las que ponía «He sobrevivido a la escena 118», pero de momento nos quedamos aquí, en otra ocasión quizás hablemos de ello. Como siempre nos despedimos con una pregunta: ¿Creéis que Scream cambió el panorama del cine de terror para siempre o que es una cinta más? Os leemos.