Society: el terror de la carne y de lo grotesco

20/02/2020 · Alicia Rebollo C.


Si pensamos en el cine «gore» de los 80 es probable que se nos venga a la cabeza títulos asociados al body horror, ese terror que afecta a la composición de sus víctimas, transformando su estructura física de manera grotesca como un reflejo de la pudrición mental que les atormenta, o como un reflejo de la sociedad. Este es uno de los cánones más destacados del cine de terror de los 80.

Probablemente el primer autor que se nos venga a la mente con estas cualidades sea David Cronenberg, quien fue el responsable del auge que tuvo esta corriente cinematográfica del género de terror. Entre las películas que más destacan están La mosca, Videodrome, eXistenZ, entre muchas más. Pero sin duda, un título del body horror que para nosotros fue de los mejores es Society de Brian Yuzna; una película divertida, grotesca y con un mensaje del que hay mucho de qué hablar.

Society: el terror de la carne y de lo grotesco

20/02/2020 · Alicia Rebollo C.


Si pensamos en el cine «gore» de los 80 es probable que se nos venga a la cabeza títulos asociados al body horror, ese terror que afecta a la composición de sus víctimas, transformando su estructura física de manera grotesca como un reflejo de la pudrición mental que les atormenta, o como un reflejo de la sociedad. Este es uno de los cánones más destacados del cine de terror de los 80.

Probablemente el primer autor que se nos venga a la mente con estas cualidades sea David Cronenberg, quien fue el responsable del auge que tuvo esta corriente cinematográfica del género de terror. Entre las películas que más destacan están La mosca, Videodrome, eXistenZ, entre muchas más. Pero sin duda, un título del body horror que para nosotros fue de los mejores es Society de Brian Yuzna; una película divertida, grotesca y con un mensaje del que hay mucho de qué hablar.

Society (1989)

Con Society muchos amantes del género pidieron que se hiciesen más películas como esta, que utilizasen el terror como medio para lanzar un mensaje, y aunque ahora en nuestros días esto lo estamos comenzando a ver más en películas como Get Out o Babadook, lo cierto es que por aquel entonces esta clase de películas no solían llegar al gran público.

Para hablar de Society tenemos que trasladarlos a 1989, se acercaba el fin de una década bastante animada para los amantes del terror. El auge del vídeo había hecho que los fanáticos del género no tuviesen que conformarse con las producciones que se estrenaban en las salas de cine de su ciudad, ya que podían acceder a un amplio abanico de producciones que, si bien no tenían cabida en las salas comerciales, podían llegar fácilmente a las casas de cualquier persona que se atreviese a verlas.

Con Society muchos amantes del género pidieron que se hiciesen más películas como esta, que utilizasen el terror como medio para lanzar un mensaje, y aunque ahora en nuestros días esto lo estamos comenzando a ver más en películas como Get Out o Babadook, lo cierto es que por aquel entonces esta clase de películas no solían llegar al gran público.

Para hablar de Society tenemos que trasladarlos a 1989, se acercaba el fin de una década bastante animada para los amantes del terror. El auge del vídeo había hecho que los fanáticos del género no tuviesen que conformarse con las producciones que se estrenaban en las salas de cine de su ciudad, ya que podían acceder a un amplio abanico de producciones que, si bien no tenían cabida en las salas comerciales, podían llegar fácilmente a las casas de cualquier persona que se atreviese a verlas.

Society (1989)
Society

Era también una época en donde perfeccionaron el uso del látex y el maquillaje para el uso de efectos especiales, que consiguieron crear monstruos de todo tipo (como el de Un hombre lobo americano en Londres), escenas gores, y básicamente casi cualquier cosa que los artistas pudiesen imaginar.

Yuzna jugó mucho con esto para crear el llamado miedo corpóreo, ese miedo que jugaba con la carne, con su composición y con su transformación. El sexo es simplemente uno de los puntos de choque de Society, pero más que el sexo sería el incesto, la metamorfosis y lo grotesco.

Era también una época en donde perfeccionaron el uso del látex y el maquillaje para el uso de efectos especiales, que consiguieron crear monstruos de todo tipo (como el de Un hombre lobo americano en Londres), escenas gores, y básicamente casi cualquier cosa que los artistas pudiesen imaginar.

Yuzna jugó mucho con esto para crear el llamado miedo corpóreo, ese miedo que jugaba con la carne, con su composición y con su transformación. El sexo es simplemente uno de los puntos de choque de Society, pero más que el sexo sería el incesto, la metamorfosis y lo grotesco.

Society
Society Brian Yuzna

El director apostó por la mezcla de géneros, y aunque la cinta se podría considerar completamente de terror, Yuzna sabía fusionar muy bien los pasajes de comedia adolescente con un triángulo amoroso que se compagina a la perfección con una fantasía paranoide donde el sexo (o más bien el incesto), está latente durante toda la película. Por un lado, Society nos da bastantes momentos que si bien no podrían considerarse gore, la palabra que los definiría seria grotesco, y por otro lado, es una película que critica enormemente a la burguesía y al hambre voraz que tiene. Como siempre se ha dicho para que haya ricos, es necesario que haya pobres, y esto en Society se materializa en una alegoría sobre el hambre y el deseo de carne.

El director apostó por la mezcla de géneros, y aunque la cinta se podría considerar completamente de terror, Yuzna sabía fusionar muy bien los pasajes de comedia adolescente con un triángulo amoroso que se compagina a la perfección con una fantasía paranoide donde el sexo (o más bien el incesto), está latente durante toda la película. Por un lado, Society nos da bastantes momentos que si bien no podrían considerarse gore, la palabra que los definiría seria grotesco, y por otro lado, es una película que critica enormemente a la burguesía y al hambre voraz que tiene. Como siempre se ha dicho para que haya ricos, es necesario que haya pobres, y esto en Society se materializa en una alegoría sobre el hambre y el deseo de carne.

Society Brian Yuzna
Society (1989) Yuzna

Billy –nuestro protagonista–, se encuentra en un círculo de pudientes (en la élite) pero nunca se llega a sentirse como uno de ellos, y parece que ellos tampoco le reconocen como tal. Cuando un amigo de Billy le confiesa que los pensamientos paranoicos que este empieza a tener pueden no ser infundados, todo termina por estallar.

No obstante, nuestro protagonista jamás podría imaginar lo que realmente se cocía en esas élites entre las que estaba su propia familia. El secreto que esconde las apariencias es incluso más grotesco que cualquier cosa que Billy imaginase: [¡SPOILER! >>] Cuando sus padres y amigos asisten a fiestas exclusivas, una vez acaban las presentaciones y el cóctel con ropa formal, comienza la orgía de prácticas sexuales extremas… y antropófagas.

Society se creó bajo la mirada de un burlón que contemplaba con cierto resentimiento ese Beverly Hills de los coches deportivos, de las grandes mansiones y en definitiva, de los lujos. El mismo Yuzna en una entrevista para Fangoria asoció esto al fracaso de la película en Estados Unidos:

«Se supone que no puedes sentir resentimiento por lo que tienen los ricos, porque tu también podrías lograrlo si trabajas duro

Yuzna dirigió un filme original, que se aleja de los clásicos temas del género (psicópatas, monstruos, fantasmas, etc), indagando en un terror más próximo, el que puede estar escondido en tus parientes más cercanos, en tus amigos, en el mundo que tú creías perfecto y que no lo era tanto. Y aunque esta no era la primera vez que podíamos ver un filme que hablase sobre el terror familiar, el terror de Society es más perverso, incluso más peligroso porque ataca directamente a los seres queridos, a quienes deberían protegerte y cuidarte y que resultan ser los culpables de tu descenso a la locura.

Society (1989) Yuzna

Billy –nuestro protagonista–, se encuentra en un círculo de pudientes (en la élite) pero nunca se llega a sentirse como uno de ellos, y parece que ellos tampoco le reconocen como tal. Cuando un amigo de Billy le confiesa que los pensamientos paranoicos que este empieza a tener pueden no ser infundados, todo termina por estallar.

No obstante, nuestro protagonista jamás podría imaginar lo que realmente se cocía en esas élites entre las que estaba su propia familia. El secreto que esconde las apariencias es incluso más grotesco que cualquier cosa que Billy imaginase: [¡SPOILER! >>] Cuando sus padres y amigos asisten a fiestas exclusivas, una vez acaban las presentaciones y el cóctel con ropa formal, comienza la orgía de prácticas sexuales extremas… y antropófagas.

Society se creó bajo la mirada de un burlón que contemplaba con cierto resentimiento ese Beverly Hills de los coches deportivos, de las grandes mansiones y en definitiva, de los lujos. El mismo Yuzna en una entrevista para Fangoria asoció esto al fracaso de la película en Estados Unidos:

«Se supone que no puedes sentir resentimiento por lo que tienen los ricos, porque tu también podrías lograrlo si trabajas duro

Yuzna dirigió un filme original, que se aleja de los clásicos temas del género (psicópatas, monstruos, fantasmas, etc), indagando en un terror más próximo, el que puede estar escondido en tus parientes más cercanos, en tus amigos, en el mundo que tú creías perfecto y que no lo era tanto. Y aunque esta no era la primera vez que podíamos ver un filme que hablase sobre el terror familiar, el terror de Society es más perverso, incluso más peligroso porque ataca directamente a los seres queridos, a quienes deberían protegerte y cuidarte y que resultan ser los culpables de tu descenso a la locura.